19 de noviembre de 2019

EL GRECO EN TOLEDO


En el Palacio Farnesio (Roma), Doménikos Theotokópoulos (1541-16149) conocido como el Greco conoció a dos ilustres toledanos, Pedro Chacón y Luis de Castilla, expertos en antigüedades. Fue su amistad con el segundo, la que cuando se trasladó a España, lo hizo en Toledo.

Luis de Castilla era hijo del deán de la catedral primada toledana, y eso garantizaba al pintor tener una serie de buenos encargos para poder vivir antes de introducirse en la corte de Felipe II, su destino final.

El Greco había sido expulsado del palacio de Farnesio por haberse atrevido a decir que él era capaz de enmendar a Miguel Ángel y pintar de nuevo, con decoro y decencia, el Juicio Final, el fresco del maravilloso artista en la Capilla Sixtina. (Algunos papas se habían planteado la destrucción de la obra de Miguel Ángel al no tolerar las figuras desnudas).

Durante su estancia en España, los problemas persiguieron al Greco. Uno de ellos fue un problema con el cabildo catedralicio, que se negó a pagar los 900 ducados que el Greco pedía por una de sus obras, El expolio, y se tuvo que conformar con los 318 de la tasación final, más dinero del propuesto en principio por la catedral, ya que temían que el Greco se fuera de Toledo llevándose el cuadro.

Desde que en 1583 decidió establecerse definitivamente en Toledo, el Greco contó con una clientela rica y culta. Aunque le costó, terminó haciendo numerosos amigos a los que retrato. Pintó a Antonio de Covarrubias, fray Hortensio Félix Paravicino, entre otros. Algunos retratos no se sabe a quién representan, por ejemplo, el Caballero de la mano en el pecho.

Los distintos personajes que aparecen en El entierro del conde de Orgaz, son toledadnos contemporáneos del pintor. Con esta obra tuvo problemas para cobrar los 1600 ducados en que llegó a tasarse, por lo que se tuvo que conformar con los 1200 que le ofrecieron. De cualquier manera, el Greco alcanzó un gran éxito profesional en Toledo. Unas veces se vio obligado a pleitear los pagos, en otras rebajó el precio a sus amigos.

0 comentarios :