8 de diciembre de 2016

PREPARATIVOS DEL PRIMER VIAJE DE COLÓN


Cristóbal Colón dejó Granada el 12 de mayo de 1492 y se dirigió a la villa de Palos a preparar la flota descubridora. Una vez allí, lo que parecía una operación rápida tardo más de dos meses en estar a punto. El presupuesto total de la armada fue de unos dos millones de maravedís. De ellos, la Corona costeó algo más de la mitad -1 140 000-, el resto se repartió entre la villa de Palos y Colón. A Colón parece que se lo prestó algún amigo mercader.

Sobre las embarcaciones, los reyes habían ordenado a las autoridades de los puertos de la zona poner a disposición de Colón tres carabelas. Al final fueron dos carabelas (Pinta y Niña) y una nao (Santa María). La villa de Palos contribuyó con las dos carabelas, ya que tenía una deuda pendiente con la Corona.

La carabela Pinta, la más rápida de las tres, fue preparada en los astilleros de Palos. Pertenecía a Cristóbal Quintero, quien participó en el viaje como un simple marinero, cosa rara ya que era el propietario. La mandaba Martín Alonso Pinzón. Desplazaba alrededor de 100 toneladas.

La Niña procedía de los astilleros de Moguer. Su propietario era Juan Niño, que en este viaje fue de Maestre, su capitán fue Vicente Yáñez Pinzón. También se la conocía con el nombre de Santa Clara. Su capacidad de carga era muy similar a la de la Pinta.

La tercera nave no era carabela, era nao y se llamaba Santa María, conocida también como la Gallega. Más grande que las demás, era más lenta y pesada, el propietario era el famoso marino y cartógrafo Juan de la Cosa, vecino del Puerto de Santa María, su cargo en el navío fue el de maestre. La tripulación era casi toda del Norte. La mandaba Colón y desplazaba aproximadamente 150 toneladas. Fue la única que no regresó del primer viaje, encalló en la costa Norte de la isla Española en la Navidad de 1592.

7 de diciembre de 2016

NARANJAS


El cultivo de la naranja se realiza en el Sur de China desde hace miles de años. Desde ahí se extendió por todo el Sudeste asiático. Más tarde se expandió, tanto el naranjo dulce como el naranjo amargo, por todo Oriente a través de la Ruta de la Seda.

La primera mención a las naranjas se puede leer en una obra china: “Libro de la historia”, del siglo V a. C., este libro habla del tributo de Yu, que entre otros productos incluía cestas con naranjas. Los árabes introdujeron en Europa, concretamente en el sur de España, el naranjo amargo en el siglo X. el naranjo dulce no comenzó a cultivarse hasta los siglos XV. Los árabes las llamaban “naranche”. Su cultivo se extendió desde Europa a Estados Unidos.
                                     
Se sabe de su presencia en España ya en el año 1286, año en el que se celebró la estancia de Alfonso el Liberal en Zaragoza con unos juegos acuáticos en el río Ebro, los participante utilizaron como proyectiles cincuenta cargas de naranjas valencianas.

Esas primeras naranjas eran un lujo que no se podían permitir todas las clases sociales. Primero se utilizaron como adorno, después como condimento de salsas para carne o aves de caza, por último como fruta. El alquimista, astrólogo y médico Arnau de Vilanova, se las recomendaba para gozar de buena salud a Jaime II.

Existen multitud de variedades de naranjas: Navel, Lane Laten, Leng, Navelina, Newhall, Navelate, Bahía, Hamlin, Ambersweet, etcétera.

6 de diciembre de 2016

PÍO XII Y SOR PASCUALINA


Pío XII tenía una ayudante en el Vaticano a la que todos conocían con el apodo de “la papisa”, en realidad era sor Pascualina, una monja que estuvo a su lado durante 40 años, incluidos los diecinueve en los que fue papa.

Sor Pascualina, nació en 1894 como Josephine, Lehnert. Durante los años en los que Pío XII fue papa, sor Pascualina ejerció un poder insólito. Era ella la que tomaba las decisiones de quien o no tendría una audiencia con el papa, llegando en ocasiones a retrasar peticiones de audiencia realizadas por algún cardenal durante varios meses, solo porque no le caía bien a sor Pascualina.

La historia de la relación empezó cuando sor Pascualina conoció a monseñor Eugenio Maria Guiuseppe Gionvanni Pacelli (Pío XII) en una clínica de reposo. Este se dedicaba a mantener conversaciones con la monja. Un día le dijo que en la nunciatura de Munich necesitaba un ama de llaves, ella aceptó. Desde ese momento fueron inseparables. Ambos se trasladaron a Munich, después a Berlín, cuando nombraron nuncio del Vaticano a Pacelli y finalmente a roma, cuando lo nombraron papa por el Cónclave de 1939.

Era muy normal ver a sor Pascualina en el coche oficial del papa desplazándose por Roma cumpliendo alguna misión. Una de estas ocurrió cuando Roma acababa de ser liberada por las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial. Sor Pascualina fue reclamada en la puerta por una señora llamada Clara Petacci, la amante de Benito Mussolini. La misión de Clara era pedir al papa que intermediase ante el general Dwight Eisenhower, comandante en jefe de las fuerzas aliadas para negociar un tratado de paz. El papa escribió una carta y le pidió que aceptase la paz con Italia, Eisenhower rechazó la propuesta. Días después Mussolini y su amante fueron capturados por guerrilleros, ejecutados y sus cadáveres colgados cabeza abajo en una plaza de Milán.

5 de diciembre de 2016

TEXTOS FUNERARIOS EGIPCIOS


Los textos funerarios, estaban compuestos de fórmulas mágicas, estaban grabados en las tumbas, pintados sobre los sarcófagos e incluso transcritos en forma de papiros. Todo ellos estaban destinados a proteger al difunto en el más allá. Los más conocidos son los Textos de los Sarcófagos, los Textos de las Pirámides y el Libro de los Muertos.

Grandes textos funerarios egipcios:

Textos de las Pirámides: Imperio Antiguo, dinastías IV-VI.

Estaban destinados a un solo rey con el objetivo de que triunfara frente a los enemigos que intentaban destruir su momia, y después se convirtiera en dios fundiéndose con el sol.

Textos de los Sarcófagos: Imperio Medio, dinastías IX-X.

Están pintados sobre las paredes de estos. Se cuenta el recorrido del combatiente que espera a los nobles y a otros personajes importante en el más allá. Las paredes pintadas de los sarcófagos de madera, en el interior y exterior, señalan las peligrosas etapas que hay que superar hasta llegar al tribunal de Osiris, rey de los muerto

Libro de los Muertos: Imperio Nuevo, dinastía XVIII.

Se trata de rollos de papiro colocados cerca de las momias o bajo sus cabezas. A lo largo de su viaje al más allá, el muerto acompaña a la barca solar en su periplo nocturno. Hay que para por temibles puertas y responder a genios malignos.

Libro de las Puertas: Imperio Nuevo, dinastía XVIII.

Narra el viaje del espíritu de un difunto en el otro mundo, y está relacionado con la marcha del Sol. El texto explica que algunas personas pasarán indemnes, mientras que otras sufrirán tormento en un lago de fuego.

Libro del Am-Duat: Imperio Nuevo, dinastía XVIII.

Describe el viaje de Ra en su barca solar por la Duat, el Más Allá, durante las doce horas nocturnas, venciendo toda clase de peligros, y de su renacimiento al amanecer como Jepri. También es conocido como Libro de la Cámara Oculta.

Libro de las Cavernas: Imperio Nuevo, dinastía XVIII.

Está dividido en cavernas. El difunto atraviesa en su recorrido una serie de cuevas, y se relatan los premios que pude recibir, también los castigos que se padecen. Tiene la mejor descripción del infierno que nos han entregado los egipcios.

4 de diciembre de 2016

LA NIÑEZ DE VICTORIA I DE INGLATERRA


Alejandrina Victoria, años después Victoria I de Inglaterra, nació el 24 de mayo de 1819. El 22 de enero de 1820 murió su padre, el príncipe Eduardo, duque de Kent, quedando como tutora su madre, la duquesa viuda de Kent, Victoria de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, su hermano Leopoldo la ayudó a educar a la futura reina.

La pequeña Drina, como la llamaban sus allegados, era rubia, de ojos azules, gordita y terriblemente malcriada. Justo en el momento más oportuno apareció la señorita Fraülein Lehzen a trabajar como institutriz de la niña que contaba con cinco años. La influencia y el dominio que ejerció sobre ella se desarrolló por muchos años. La señorita era recta y muy inteligente, la niña aprendía fácilmente. La preparaba sin escatimar recursos para el trabajo al que estaba destinada. Le enseñó muchas virtudes como la sencillez, el decoro, el orden y la devoción.

A los once años fue sometida a un examen por los obispos de Londres y Lincoln. El informe con el resultado decía:

“La princesa ha respondido a un extenso y variado número de preguntas y ha demostrado tener conocimientos muy precisos de los aspectos fundamentales de la Historia Sagrada y de las verdades y preceptos fundamentales de la religión cristiana, según señala la Iglesia de Inglaterra, así como conocimientos de cronología y de los principales acontecimientos de la historia inglesa, insólitos en una niña de su edad. Sus respuestas fueron igualmente satisfactorias en otros temas como geografía, a aritmética y gramática latina”

A pesar de sus conocimientos, la princesita no sabía la razón de su esmerada educación, un año después la institutriz se lo contó enseñándole un árbol genealógico de los reyes de Inglaterra, la niña sorprendida hizo muchas preguntas y dijo: “Seré buena”.