14 de enero de 2009

EL HARÉN DEL FARAÓN

Junto a las esposas oficiales (principales y secundarias) el faraón estaba rodeado por un gran número de servidoras, esclavas y concubinas llamadas “Ornamentos reales”, así como por las “Bellezas vivas de Palacio”, que con sus cantos y bailes entretenían al rey. Todas estas mujeres tenían como fin servir y complacer al soberano.

Este conjunto de féminas junto con los descendientes del rey y sus nodrizas formaban el llamado “El harén del faraón”.

Las habitaciones que formaban el harén estaban cerca del palacio real o en su interior.
“El harén de viaje” era llamado a una delegación del harén que se trasladaba junto al rey en sus viajes. Incluso en tiempos de guerra.

Para desempeñar su papel de rey, el faraón escogía a la que se convertía en su esposa principal y sobre la que recaía el peso oficial de reina de Egipto, aunque en ocasiones varias mujeres desempeñaron este papel al mismo tiempo.

Junto a la esposa principal y residiendo en el harén real, estaban las esposas secundarias, princesas extranjeras o mujeres egipcias pertenecientes a las grandes familias del país.

Para satisfacer sus necesidades el harén estaba dotado de tierras, ganado y recursos económicos en cuya administración trabajaban una red de funcionarios varones que vivían fuera del recinto y que rendían cuentas a la Gran Esposa Real.

Durante sus primeros años los hijos de las distintas esposas reales, eran educados por nodrizas y preceptores en la “Casa de los Hijos”, dentro del harén.
Luego eran enviados a una escuela, el Kap junto a los hijos de los nobles.

4 comentarios :

Breuil DICE

Muy interesante el hecho de que dispusieran de medios de financiación. Desconocía este dato.

Jelens DICE

Lo más curioso que llegué a leer sobre tema es que las concubinas, esposas secundarias y demás mujeres del harén es que se sentían orgullosas, vivian con todo lujo y eran muy bellas.
Que cuco el Faraón :D

Ana DICE

Breuil parece que lo tenían todo muy bien montado.
Un beso.

Ana DICE

Jelens era todo un lujo ser del harén del faraón, según parece.
Un beso.