28 de enero de 2009

COCODRILOS

Para seducir al macho, la hembra del cocodrilo se sumerge en el agua y echa finas burbujas en el sensible hocico de su pretendiente.

La primera cosa que ingieren los cocodrilos nada más nacer son numerosas piedrecitas.
Los científicos piensan que éstas sirven de lastre para ayudar al cocodrilo a mantenerse derecho, así como para triturar la comida durante la digestión.

Los jugos gástricos de los cocodrilos tienen tanto ácido clorhídrico que han disuelto cabezas de lanzas de hierro y ganchos de acero de 15 centímetros.

La idea de que los cocodrilos son unos torpes corredores es incierta, el del Nilo puede mantener una velocidad de 17 kilómetros por hora durante varios kilómetros.

Un cocodrilo viejo puede pasar sin comer dos años, y uno recién nacido hasta, cuatro meses. Eso es debido a que su metabolismo es muy lento.

4 comentarios :

enrique DICE

Se conoce que mi metabolismo es el opuesto al de los cocodrilos, porque mira que me gusta comer...

Breuil DICE

Qué tierno eso de echar burbujitas en la naricila del pretendido.. :)

Ana DICE

Enrique pues yo debo ser un poco cocodrila, porque como poco.
Un beso.

Ana DICE

Breuil es una buena pista la que dejan a sus pretendientes.
Un beso.