21 de enero de 2009

CLOTARIO I Y RADEGUNDA

Durante la época merovingia, en el siglo V, las mujeres podían ser raptadas para el matrimonio.

Esto fue lo que hizo el rey Clotario I, rey de los francos, hijo de Clodoveo I, cuando raptó a Radegunda, hija del derrotado rey de los turingios, que sólo contaba con 10 años de edad.

Clotario que ya iba por su tercera esposa, la envió a si villa de Athies para que la educaran y le dieran una sólida formación moral y una cierta cultura.

Nueve años después murió su mujer, se casó con Radegunda a regañadientes de ésta, que accedió a cambio de que pudiera compartir su vida religiosa con la de Estado.

Años después Clotario mató al hermano de Radegunda, que vivía en la corte, a la reina le resultaba duro vivir con el hombre que había ordenado la muerte de su hermano y se quiso marchar, Clotario supo hacerse cargo y la dejó ir.

La reina va al encuentro de San Medardo, en Noyon, y le pide que la consagre a Dios, aunque algunos se oponen, la reina consigue su propósito, y el santo le impone las manos y la hace religiosa.

Años más tarde Clotario la reclama, ella huye a Poitiers y se refugia junto al sepulcro de San Hilario, parece que el santo hace un milagro y Radegunda consigue que Clotario construya para ella un monasterio llamado la abadía de Santa Cruz.

Fue canonizada como Santa Radegunda y es muy venerada entre los franceses.

2 comentarios :

Jelens DICE

Madre mía que líos!

Ana DICE

Jelens menudo follón tenían montado.
Un beso.