2 de marzo de 2013

PERSONAJES Y SUS EXTRAVAGANCIAS



El rey Eduardo VII de Inglaterra (1841-1910) se ponía nervioso con el tintineo de las monedas y prohibió que nadie apareciera ante él con calderilla en los bolsillos.

La reina Cristina de Suecia (1626-1689) odiaba tantísimo a las pulgas que mandó construir un cañón en miniatura de menos de 15 centímetros de longitud, con diminutas balas, con las que disparaba.

El médico, poeta y orador del siglo XVII Gaspar Balaus, creía que estaba hecho de mantequilla, por lo que evitaba cualquier fuego o fuente de calor por miedo a derretirse. Un día muy caluroso, con miedo a fundirse, se tiró de cabeza a un pozo y murió ahogado.

A la muerte de la zarina rusa Isabel I Petrovna (1709-1762) se comprobó que sus armarios contenían 15.000 vestidos. Cuentan que solía cambiarse hasta tres veces en una misma noche.

Anna Pavlova, la genial bailarina de La muerte del cisne, amaba tanto a los cisnes que llegó a cuidad con verdadera dedicación a varios ejemplares en un estanque diseñado especialmente por en su residencia de Londres. También tenía algunos flamencos, un pavo real y una gran pajarera llena con ejemplares de diversas especies recogidos en sus viajes.

Tycho Brahe (1546-1601), astrónomo danés, perdió la nariz en un duelo a los 19 años después de una discusión sobre temas matemátivos. El resto de su vida llevó una nariz postiza de oro y plata.

Luis XV de Francia, creó en su corte la figura del portacorbatas, se trataba de un criado cuya única ocupación era anudarle y desanudarle la corbata al rey.

Ahmed Mati Bey Zogú (1895-1961), rey de Albania con el nombre de Zogú I, fumaba 300 cigarrillos al día.

El rey de Inglaterra Carlos II (1630-1685) exhibía en ciertas ocasiones especiales una peluca que había mandado hacer el vello púbico de sus cortesanas favoritas.

El filósofo holandés Baruch Spinoza (1623-1677), tenía como pasatiempo favorito cazar arañas y verlas luchas entre ellas.

Demócrito de Abriera, filósofo griego, se arrancó los ojos para poder meditar mejor.

2 comentarios :

Daniel DICE

Valla personajes...

Te envío mi abrazo.
Dani..

Ana DICE

Daniel lo de la gente "rarita" no cambia con el paso del tiempo. Un beso.