8 de marzo de 2017

LAS MENTIRAS DE ÉTIENNE-LEÓN


Etienne-León (1786-1864), barón de Lamothe-Langon, era un descubridor y editor de documentos valiosos, que al final resultaron ser falsos. En 1982, publicó una novela de terror gótico titulada “Historia de la Inquisición en Francia”, parecer ser que se basó en documentos encontrados en los archivos eclesiásticos de la ciudad de Toulouse, gracias a un permiso especial que le dio el obispo Hyacinthe Sermet. En la actualidad se considera una gran falsificación histórica.

Las historias de horror y terror de su novela fueron incorporadas como fuente en muchos textos, principalmente en el libro: “Fuentes y estudios sobre la historia de la creencia en y la caza de brujas en la Edad Media”, de Joseph Hansen. A su vez se convirtió en fuente de otras muchas obras.

Al final la obra de Lamonthe-Langan se convirtió en la única o la principal fuente para una gran parte de las creencias populares e históricas sobre la brujería, la tortura, la Inquisición y la jurisprudencia en la Edad Media.

A principios de la década de 1970, Norman Cohn y Richard Kieckhefer, historiadores, descubrieron por separado que la novela era una invención. El archivo de Lamothe-Langan no existía, el autor, aunque el archivo hubiera existido, no habría tenido los conocimientos paleográficos para leer textos de esa época, varios acontecimientos mayores que describe podrían no haber ocurrido y su libro está lleno de incoherencias.

Lo raro es que la aceptación general de su novela le llevó a falsificar varias autobiografías de figuras históricas francesas, como las “Memorias de la condesa Du Barry”, con detalles de toda su carrera como favorita de Luis XV o “Noches con el príncipe Cambaceres”, segundo cónsul, archicanciller del imperio.