9 de marzo de 2017

CHOCOLATE AL ESTILO MAYA


Los mayas utilizaban las semillas del Theobroma cacao, o árbol del cacao, para elaborar una bebida única. En los acontecimientos importantes lo bebían. Las semillas de cacao también las utilizaban como moneda. Con cuatro se podía comprar una calabaza, con diez, un conejo. La receta del chocolate pasó a los aztecas, y después a los conquistadores españoles que le añadieron azúcar y lo trajeron a Europa.

Los árboles del cacao tardan entre tres y cinco años en producir fruto, pero siempre florecen. Cuando llega el tiempo, del tronco y de las ramas del árbol nacen unas vainas. Cada vaina contiene entre 30 y 50 semillas, suficientes para hacer siete tabletas de chocolate. Durante la recolección hay que vigilar que no haya quironómidos (pequeños mosquitos no picadores, son pequeños como la cabeza de un alfiler) en las vainas.

Las semillas que están dentro de las vainas se recogen cuando están amarillas, primero se recogen en una cesta, luego se separan las semillas de la pulpa y se dejan fermentar durante cinco o seis días. Más tarde hay que colocarlas sobre una superficie en el exterior para que el sol las seque.

Los mayas lo preparaban de la siguiente manera:

Cuando las semillas estaban secas, las ponían en el fuego, en una especie de sartén, y tostarlas. Este paso era muy importante para quitarles la cáscara fácilmente. Una vez tostadas las cribaban, no dejaban ni una cáscara ya que le dan un sabor amargo. Lo siguiente era moler los granos con un metate (mortero de piedra tallada) y una piedra, cuando las semillas se convertían en pasta, había que aplicarle calor. Se tardaba entre tres y seis horas en moler las semillas hasta tener la textura deseada.

Para que no fuera tan amargo, le añadían especias. Para que fuera picante, le echaban guindilla molida y miel para endulzarlo. También añadían agua y harina de maíz antes de calentarlo. Seguidamente hervían la mezcla, vigilándolo para no quemarlo, sin dejar de remover. Un buen chocolate maya había que tomarlo frío, de esa manera se convertía en una bebida espesa.