30 de diciembre de 2016

AÑO NUEVO POR EL MUNDO



Los austríacos despiden el año con fuegos artificiales, bebiendo champán, tirando confeti, serpentinas o repartiendo besos.

En Australia reciben el Año Nuevo con el sonido de los claxon de los coches, con silbidos, palmadas y el repicar de las campanas de las iglesias, en definitiva con mucho ruido. El 1 de enero, suelen celebrarlo en el campo o la playa.

En Estonia, para recibir el Año Nuevo, deben comer 7, 9 o 12 veces durante el día, eso asegura una mesa repleta durante el año siguiente.

En el barrio de Hillsboro, en Johannesburgo, es tradición entrar al Año Nuevo sin trastos viejos, por esa razón, los habitantes del lugar tiran los muebles por las ventanas para atraer la prosperidad.

En Groenlandia es tradición recibir el Año Nuevo comiendo “kiviak”, se trata de carne de alca, un ave acuática que se come cruda, macerada dentro de la piel de una foca en la que se enrolla sin dejar entrar nada de aire. Tarda 7 meses en estar listo para comer.

En Rusia, el día de Año Nuevo viene el Abuelo de Hielo o Ded Moroz, una especie de Papa Noel que viene cargado de dulces y regalos. Solo se consiguen si el niño ha sido bueno durante todo el año y bailando alrededor del árbol de Navidad. Ded Moroz viste una capa roja adornada con plumas de cisne, bordados tradicionales, guantes blancos y gorro rojo. Siempre le acompaña su nieta Snegurochka.

En Alemania y Austria, existe la tradición de jugar al BleigieBen, una especie de juego de adivinación. El juego consiste en fundir varias figuritas de plomo en un cucharón, una vez que se han fundido, se pone el plomo dentro de agua fría para que se endurezca. Entonces se forma una silueta rara que simboliza lo que pasará en el futuro.

0 comentarios :