17 de julio de 2016

HISTORIAS DE EXPLORADORES


Henry Morton Stanley (1841-1904), periodista y explorador británico, es conocido por sus exploraciones a lo largo de toda África y en particular por su larga búsqueda, en 1869, del doctor Livingstone por toda África ecuatorial, por encargo del directos del New York Herald. Otro encargo que le hicieron fue el de rescatar al explorador alemán Eduard Schnitzer, eso le llevó hasta el lago Alberto donde este se encontraba bloqueado. Durante esta aventura propagó la enfermedad del sueño que él mismo tenía, muriendo a causa de ello cincuenta y siete mil indígenas en las islas de Buvuna, de doscientos mil en la orilla ugandesa del lago Victoria y de más de medio millón a lo largo del río Congo, hasta el lago Alberto. Eduard Schnitzer fue rescatado por Stanley.

En el año 1807, el explorador, naturalista y botánico inglés sir Joseph Banks (1743-1820), presidente de la Royal Society for Improving Natural Knowledge (Real Sociedad para el avance de la Ciencia Natural) de Londrés, se opuso con éxito a la creación de escuelas elementales en todo el país diciendo: “En teoría, el proyecto de dar una educación a las clases trabajadoras es ya bastante equívoco y, en la práctica, sería perjudicial para su moral y su felicidad. Enseñaría a las gentes del pueblo a despreciar su posición en la vida en vez de hacer de ellos buenos servidores en agricultura y en los otros empleos a los que les ha destinado su posición. En vez de enseñarles subordinación los haría facciosos y rebeldes, como se ha visto en algunos condados industrializados. Podrían entonces leer panfletos sediciosos, libros peligrosos y publicaciones contra la cristiandad. Les haría insolentes ante sus superiores; en pocos años, el resultado sería que el gobierno tendría que utilizar la fuerza contra ellos”.

El explorador español Francisco Fernández de Córdoba (¿-1518) desembarcó en el año 1517 en una península a la que llamó “Yucatán”, porque los nativos pronunciaban esta palabra contestando a su pregunta de cómo se llamaba la costa en la que había desembarcado, lo que le hizo pensar que ese era su nombre. La realidad es que “Yucatán” quiere decir en lengua maya “no entiendo” o “yo no soy de aquí”.

0 comentarios :