20 de mayo de 2016

COSAS CURIOSAS DEL CUERPO HUMANO


Jim Brady, un rico comerciante de equipos de ferrocarril de Estados Unidos, tenía un apetito descomunal. Su desayuno consistía en un filete, huevos, chuletas, tortitas de maíz, pan de maíz, patatas y panecillos. Para comer tomaba una bandeja de almejas, otra de ostras, un filete, una langosta, ensalada, pastel de frutas y una caja llena de bombones.

En el año 1912, con 56 años, ingresó en el hospital para ser operado de cálculos biliares. Tuvieron que hacerle una cama y una mesa de operaciones adecuadas a su peso. Los cirujanos no pudieron operarle, las capas de grasa de su cuerpo impedían llegar a su estómago, que era seis veces más grande de lo normal. Cinco años más tarde murió.

Ayi Yellin, psicólogo de la Universidad de Minnesota y especialista en biofeedback, puede ajustar los latidos de su corazón con la música que esté escuchando en ese momento. El ritmo varía de 60 a 140 latidos por minuto.

Un grupo de investigadores del Positive Health Center de Harley Street, en Londres, descubrió que las mujeres con dotes de mando y superactivas tienen en la sangre una mayor cantidad de norepinefrina que las demás mujeres. Se trata de una hormona que convierte las situaciones de máxima tensión y estrés en momentos placenteros.

Experimentos que se realizaron en los años 60 por las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, permitieron comprobar que un hombre desnudo es capaz de soportar temperaturas que sobrepasan los 200 grados centígrados.

El máximo de palabras que puede articular una persona de forma que se le entienda es de 300 por minuto.

Las uñas de las manos crecen cuatro veces más rápidamente que las de los pies. Las de las manos crecen alrededor de 0’06 centímetros a la semana.

Las lágrimas de felicidad no existen. Según algunos psicólogos, cuando lloramos de felicidad, lo que hacemos es descargar la tensión que hemos acumulado y contenido en los malos momentos. Cuando algo nos alegra, esa tensión se suelta de golpe en forma de llanto.

Los 2.000.000 glándulas  sudoríparas, que aportan humedad a la superficie de la piel y regulan la temperatura del cuerpo, son capaces de eliminar dos litros de agua por hora.

0 comentarios :