22 de septiembre de 2016

SIRENAS (2)


A pesar de que las sirenas nacieron de la imaginación de los poetas griegos, la leyenda que crearon, se transformó y desarrollo con el paso de los siglos.

Las leyendas irlandesas e inglesas se refieren a la presencia de sirenas a lo largo de sus costas. La germánica, en cambio, dice que surgían de la espuma de las olas. La tradición bretona cuenta que Ahez, hija del rey Grallon, fue sumergida en las aguas por haber entregado la ciudad de Ys al diablo y a las olas y se habría convertido en sirena. El cronista de los siglos XII y XIII, Saxo Grammaticus, describe el combate del rey danés Hadding, hijo de Gram, contra un monstruo del mar, mitad hombre pez.

Durante la Edad Media, las representaciones de sirenas se multiplican y se transforman en uno de los temas favoritos en cuanto a la decoración de manuscritos. El cronista inglés Ralph de Coggeshall cuenta en el año 1200: “Durante el siglo pasado, bajo el reinado del rey Enrique II, unos pescadores de Oxford capturaron en el Canal de la Mancha a un hombre desnudo, que nadaba con soltura bajo el agua. Encerrado durante varios días, éste se alimentó principalmente de pescado. No pronunciaba la más mínima palabra, aún bajo las peores torturas. Vuelto al agua, rasgó la red que lo retenía y consiguió hacerse mar adentro. Después de un tiempo, volvió a la orilla y vivió durante dos meses entre la gente de Oxford antes de volver definitivamente a su elemento natural”.
En el año 1869, en las Bahamas, seis hombres que se dirigen en canoa hacia una bahía divisan una sirena de una deslumbrante belleza, con los cabellos azules flotando sobre sus hombros y las manos hendidas. Esta emite unos grititos de sorpresa al ver a los marinos y desaparece poco después, sin dejar que se acerquen.

En algunos pueblos asiáticos se hicieron verdaderas fortunas vendiendo curiosidades a los europeos: monstruos fabricados con trozos de animales, simio y pez. En Djibuti o Yibuti (África), el esqueleto de una auténtica sirena se vendió a unos norteamericanos, es evidente que era una falsificación fabricada por unos comerciantes.

0 comentarios :