1 de agosto de 2010

ESCLAVOS EN ROMA

El imperio romano funcionaba gracias a los esclavos, públicos o privados. Los esclavos, antiguos prisioneros de guerra, vendidos en los mercados o nacidos en la casa, eran comparados a bienes muebles y carecían de cualquier privilegio político o jurídico.

Bajo el Imperio, su condición mejora ligeramente gracias a las medidas que reprimen los casos demasiado evidentes de abuso por parte de los propietarios, aunque la esclavitud sobrevive hasta el final de la Antigüedad romana.

Los esclavos debían realizar las tareas más diversas, intelectuales o manuales. Los esclavos privados trabajaban en la residencia urbana de la familia, donde ejercían todo tipo de funciones, o bien en las haciendas rurales, donde sus condiciones eran por regla general poco envidiables.

Entre los esclavos de una misma familia podían existir grandes diferencias de estilo y nivel de vida en función del afecto de los amos y las capacidades del esclavo. Estas iban desde una posición holgada (algunos llegaban a tener a su vez esclavos) y casi independiente, desde el papel de confidente, estrecho colaborador e incluso amigo del amo, hasta el modesto servicio doméstico y la atroz condición de trabajadores forzados, encadenados en el fondo de una granja.

Menos los esclavos públicos, pertenecientes a una ciudad o a un organismo público, la mayoría de esclavos y libertos dependían del poder del patrono, aun cuando éste les había concedido la libertad, así como su nombre y la ciudadanía romana, en caso de ser romano.

4 comentarios :

antonio gomez DICE

los esclavos jóvenes en la antigua roma eran destinados por su belleza a satgisfacer los placeres de su dueño, que los usaba y gozaga para sus vicios mas ocultos, preferían los chicos hermosos y rebeldes para domarlos a tortal sumisoion

Ana DICE

Antonio, gracias por el aporte. Un saludo.

antonio gomez DICE

es necesario ampliar a términos generales la esclavitud de la roma antigua, en el sentido de que la mayoría de los esclavos de familia, terminaban considerados como de la familia y corrían la misma suerte de los otros miembros familiares, incluso era corriente que un esclavo hombre o mujer eran mas apreciados y considerados que los propios hijos, el páter de familia era el jefe absoluto de la familia y la esposa hijos y demás familiares igual que los esclavos dependían del páter.

Ana DICE

Antonio, de nuevo gracias, cuando quieras, vuelves a ampliar. Un saludo.