19 de febrero de 2009

COLCHONES DE LANA

Tradicionalmente el oficio de colchonero era ambulante. Se trabajaba en las casas particulares que solicitaban el servicio.

Para el colchón de una cama de matrimonio, hacían falta 18 kilos de lana, 14 para uno de plaza y media, y 12 para el de una plaza.
Decían que la lana debía trasquilarse en luna llena para evitar el apolillamiento, y limpiarse en la misma fase lunar, con agua tibia y ceniza de cáscaras de almendras.

Cuando el colchón era nuevo y de lana limpia, bastaba con golpearlo con una vara de acebuche, hasta dejarlo mullido. Los colchones viejos, se mullían cada dos años, había que vaciarlos y batir la lana para reblandecerla al máximo.

Ésta se colocaba después sobre la tela, que se doblaba por uno de sus extremos, como si fuese un libro, y se sujetaba con agujas.
Con la lana bien repartida y compuesta es su interior, se cosía la tela alrededor, entonces con una aguja larga, se pasaban las cintas por los ojetes y se ataban. Para terminar se cosían las esquinas y los bordes, lo que se llamaba “dejarlo a la inglesa”.

Más tarde los colchoneros instalaron sus propios talleres, dotados de maquinaria que aunque rudimentaria les facilitaba el trabajo.

6 comentarios :

Merce DICE

Recuerdo hace ya la tira de años, en la playa, un colchón de lana con el agujero hecho... una vez que me acomodaba a él, en la gloria.

Un bso, buen finde...

Ana DICE

Merce en casa de mi abuela todos los colchones eran de lana y se dormía muy bien la verdad, a pesar de que antes de irnos a dormir teníamos que darle unos azotes (al colchón) para acomodarnos.
Un beso, buen finde.

enrique DICE

Me encantan tus curiosidades, Ana.
Y lo del colchón de plaza y media me ha encantado...
¿Cómo sería?
Besos.

Jelens DICE

Mi abuela tiene uno en la casa del pueblo es de los grandotes.
Lo malo es que según van pasando las horas, se vas hundido y te abduce el colchón jajaja.
Hay que jubilarlo en la limpieza de este año, porque produce unos dolores de espalda que te dan algo.
Muy curioso, si señor!!

Ana DICE

Enrique lo del colchón de plaza y media más o menos era un poco más grande que uno de 90 de los de ahora.
Un beso

Ana DICE

jelens si que es verdad que te hundes, pero para dormir de vez en cuando y pocas noches desde luego, es por lo menos gracioso.
Un beso.