5 de septiembre de 2008

LA CAMPANA DE HUESCA

A comienzos del siglo XII, la ciudad de Huesca fue testigo de una cruel vendetta política, llevada a cabo por el rey aragonés Ramiro II el Monje, hermano y sucesor de Alfonso I el Batallador.

El monarca reinaba a duras penas al no contar con el beneplácito de la nobleza, que no aceptaba su doble condición de monje y rey.
Incapaz de dominar la situación, Ramiro II solicitó consejo, a través de un emisario, al que fuera su maestro espiritual, el abad del monasterio de San Ponce de Tomeras, en Francia.

Pero éste se mostró del todo críptico, condujo al emisario hasta el huerto monacal y, con un cuchillo, cortó de cuajo todas las coles que sobresalían.
Después, sentenció: “Vete a mi señor el rey y dile lo que has visto, que no te doy otra respuesta”.

El rey aragonés dedujo que debía eliminar a los nobles que sobresalían por su postura rebelde y antimonárquica.

Con la excusa de que quería fundir una gran campana tan grande que sería oída en todo el reino, convocó Cortes en Huesca y citó, a los nobles más díscolos, a quienes ordenó pasar uno a uno a la sala del Consejo.
A medida que fueron entrando, los mandó ejecutar sin piedad.
La nobleza entendió el duro mensaje y Ramiro II pudo al fin reinar en paz.

Todavía hoy sigue sin dilucidarse cuánto hay de real y cuanto de fábula en este oscuro pasaje del Aragón medieval.

4 comentarios :

enrique DICE

Un joven Antonio Cánovas de Castillo escribió una novela histórica llamada "La campana de Huesca: (crónica del siglo XII) que seguro que has leído.
Impresionante y hermosa leyenda de tiempos remotos...

Ana DICE

Pues no lo he leído, será cuestión de leerlo que debe ser interesante.
Un beso.

Anónimo DICE

los asesinatos si que ocurrieron, pero no es en la fecha que el Arzobispo Jimenez de Rada los da, ademas esta fabula es una mala copia de una leyenda árabe. Solamente hay que fijarse hasta que año Arnando Dodon fue obispo de Huesca y quien lo sustituyo despues, que lo hizo como obispo "electo"

Ana DICE

Anónimo, gracias por tu comentario, un saludo.