1 de septiembre de 2008

CH'I-LIN EL UNICORNIO CHINO

Como sucedió en Occidente con la creencia del carácter fabuloso, mágico y llegando a convertirse en ser mitológico, el unicornio también fue protagonista en la mitología oriental.

Sobre los inicios del mundo, una teoría cosmogónica china explica que Pan-Ku, dios creador del universo y regulador del caos, empleó 18.000 años para formar el cosmos con la ayuda inestimable de un fénix, un dragón, una tortuga y un unicornio.

Más adelante, alrededor de 2900 a.C., otra gran leyenda se forja para vincular al unicornio con el Imperio.
Se dice que Ch’i-lin, nombre que recibía este animal en la antigua China, se le apareció al legendario emperador Fu-Hsi mientras estaba sentado de espaldas al rio Amarillo.
Ch’i-lin emergió de las aguas portando los símbolos mágicos que ayudaron a la invención de las primeras escrituras chinas y a la producción del I Ching o Libro de los Cambios, que compone el sistema chino más importante para predecir el futuro.

Al igual que en la tradición occidental, el unicornio es un animal difícil de observar.
Ch’i-lin sólo se aparecía a aquellos gobernantes que habían sido justos, para guiar sus almas al cielo en el momento de su muerte.

La justicia es un valor que Ch’i-lin compartía con Kirin, el unicornio de Japón.
La tradición busdista también cuenta con su propio unicornio, aquel que se apareció ante la madre de Buda justo antes de que éste naciese.

0 comentarios :