29 de octubre de 2008

EL NOMBRE EN EL ANTIGUO EGIPTO

Para los egipcios el nombre era muy importante, y determinante en la vida de una persona. El destino de cada persona estaba unido a su nombre.

Cuando nacía un niño se le ponían tres nombres, los dos primeros eran secretos y solo el tercero era conocido por todos. El tercero representaba el cuerpo físico de la persona.
Mantenían en secreto los otros dos, por miedo a actos de magia negativa, así al no saberlos nadie, resultaba imposible que alguien pudiera utilizar encantamientos sobre ellos.

Si por alguna causa eran relevados se producía un acto impío y sacrílego que podía ser nefasto para su portador.
Pensaban que cuando se pronunciaba el nombre de una persona se revelaba, la esencia intima del ser.

Si el nombre por alguna causa era borrado de las inscripciones, de monumentos, obeliscos, etc. equivalía a considerar que nunca había existido esa persona.
Tutmosis III, ordenó borrar el nombre de su suegra, Hatshepsut, de todos los monumentos, porque la reina le había quitado el poder durante 15 años y el no se lo perdonó.

4 comentarios :

Gio Yakún DICE

Siempre aprendo con tus posts! El acto de "borrar el nombre de la historia" debía ser algo en verdad duro, sobretodo para quienes estaban empecinados en "trascender"...

Abrazos!

Samara DICE

Realmente que interesante articulo... te felicito por tu Blog!

Ana DICE

Gio, debía ser lo peor borrar el nombre era como si nunca hubieras existido y gracias por lo que dices que aprendes, me alegro.
Un beso.

Ana DICE

Samara, agradezco que te parezca interesante.
Gracias por tu visita y tu comentario.
Un beso.