13 de octubre de 2008

EL MATRIMONIO DE MARTÍN LUTERO

Martín Lutero conoció a la que sería su esposa al ayudar a escapar a doce monjas del monasterio circense de Nimbschen, en Sajonia, las sacó del convento dentro de barriles.
Tres de ellas se fueron con sus parientes, y las otras nueve a Wittemberg, en este último grupo se encontraba Katharina Von Bora.

En 1525 se casaron. Ella tenía 16 años menos que Lutero.
Lutero pensaba que no era el marido ideal, al haber sido excomulgado por el papa y era perseguido por el Emperador.
En las invitaciones de boda Lutero matizaba, que no amaba a la novia, pero sí la estimaba.

Con estas bases tan frágiles, construyeron un matrimonio feliz.
La clave fue que ambos vivieron su unión como profesión y misión divina. Tuvieron seis hijos.

El amor llegó después, Katharina se hizo cargo de la casa, el antiguo convento de Wittemberg, que se convirtió en el hogar de la pareja, sus hijos y multitud de personas que se acercaban hasta allí en busca de orientación y consejo.

Katharina fue una perfecta ama de casa, administradora, hortelana, maestra cervecera, posadera, cuidadora de cerdos, comerciante…

Lutero, ya al final de su vida, le confesó rendido su amor.

12 comentarios :

Merce DICE

Vamossss, que tener que esperar al final de su vida para declarar su amor. Con lo bonito que es decir Te Quiero...

Lo de las invitaciones me ha llegado al alma... ya le vale, a él y a ella también...

Un beso, Ana, gracias por tus historias tan interesantes...

Ana DICE

Merce, es que algunos hombres son así de raros, no dicen lo que sienten.
El matiz de las invitaciones sobraba, pero imagino que ella ni pudo quejarse.
Gracias a ti por leerme.
Un beso.

enrique DICE

Pues la historia está llena de matrimonios duraderos y felices en los que no existía amor, sino otra cosa...
Y de matrimonios llenos de amor que resultan frágiles y perecederos...

Ana DICE

Enrique, supongo que será cuestión de suerte o de lo que cada uno ponga de su parte.
Un beso.

zUb DICE

Vaya que tal historia de amor, la verdad la desconocia. Y bueno si, a veces a los hombres les cuesta decir el tan deseado "te amo".

Pero en fin, me ha sorprendido sobremanera la honestidad de Lutero.

Una gran historia. Saludos.

Ana DICE

Zub, si que les cuesta a algunos hombres mostrar sus sentimientos.
Un beso.

Anónimo DICE

Alguien ha intentado establecer contratos matrimoniales por tres años. Salió en la radio y todo pero pienso que redundaba en la libertad de contratar que por ahora tenemos. Lo de los tres años se deba tal vez a lo que decía Marañón (era machista, ya lo sé) de que el enamoramiento era un estado de tontería que duraba tres años y lo basaba en determinadas reacciones químicas. En el caso de Lutero se trataba de una sociedad con determinados fines, procreación y educación religiosa, que no necesita el amor. ¿Tan absorbidos estaban por la religión?

Pd.: Creo que me voy por las ramas, perdonad

Ana DICE

Anónimo, pues que pena que el amor dure solo tres años, pero cada persona es un mundo y a algunos les durara más y a otros menos.

Gracias por tu visita y tu comentario.
Un beso.

Anónimo DICE

Tal vez la duración dependa de la abundancia o no de los elementos químicos que con su reacción provocan el amor.
Gracias a ti por tu blog. Un beso Pablo

Ana DICE

Pablo, no sabía que este anónimo eras tú.
Un beso.

Anónimo DICE

Que linda esta historia de amor verdadero.
yo mas creooo en el amor que al final lo dice de verdad,no como el amor oscuro pasional, que acadarato te dice te amo y des pues te abandona y la hna caterhina fue una mujer que deverdad, supero la seriedad de martin pasando asi las pruevas para que al final le diga teamo, ellos secasaron por amor ala obra evangelisadora de reforma y tenia que aver una reforma en el asunto del matrimonio,y no por los deseos desordenados carnalaes que hoy los nuevos religiosos creen y se inclinan.

Ana DICE

Anónimo el amor verdadero con pasión es lo mejor. Un saludo.