4 de enero de 2008

LA PRIMERA MUJER FARAÓN


Hatshepsut, reina del Imperio Nuevo, no fue la primera mujer que ejerció el poder supremo, pero si la primera en hacerse proclamar faraón.

Hatshepsut era la esposa de Tutmosis II, que también era su hermanastro, antes de morir muy joven, alrededor del año 1480 a. C., el faraón designó a su sucesor, Tutmosis III, su único hijo, fruto de su relación con una de sus esposas secundarias.
Como Tutmosis III era un niño, Hatshepsut, reino en su lugar.

Ayudada por dos importantes hombres de la corte, el gran arquitecto real Sen-en-Mut, y el Visir del Alto y del Bajo Egipto, y Sumo Sacerdote de Amón, Hapu-Seneb, se hizo coronar como rey del Alto y Bajo Egipto, y se hizo proclamar hija del dios Amón, por tanto, un ser de naturaleza divina y diosa ella misma.
Al igual que los demás reyes llevaba barba postiza.

La reina quiso ofrecer incienso a Amón y envió varias naves al país de Punt, situado en Etiopía, en el este de África, donde crecían los árboles de los que se extrae el incienso.
A cambio de armas, perlas de vidrio y brazaletes, los marinos trajeron árboles de incienso, perfumes, oro, marfil, ébano, pieles de leopardo, monos y perros.

El arquitecto Sen-en-Mut construyó para su soberana el templo Dyer-Dysesu, en Deir el Bahari.
Excavado en el acantilado del lado izquierdo del Nilo, este templo funerario estaba compuesto por tres bancales plantados de árboles y decorados con estanques.
Unos frescos relataban la expedición al país de Punt y el trayecto por barco de los dos obeliscos de 39 metros erigidos en el templo de Amón, en Tebas.

Durante quince años de reinado en solitario el país floreció bajo su Majestad. Se construyeron templos a lo largo del todo el valle del Nilo. Se incrementaron las relaciones comerciales con preferencia a las actividades guerreras.

Su sobrino, coronado como rey, fue desposado con Neferu-Ra, y el gobierno de Egipto se ejerció en nombre de ambos.

Hacía el año 22 el reinado conjunto con Tutmosis III, todo parece indicar que la reina desapareció de escena. La causa de dicha desaparición podría haber sido su muerte.

El templo de Deir el Bahari proclama todavía el amor que unió a esta reina y a su favorito, el Mayordomo de Amón, Sen-en-Mut.

0 comentarios :