11 de abril de 2008

LA EDUCACIÓN EN EL ANTIGUO EGIPTO

Los niños empezaban su educación imitando a sus mayores en labores agrícolas, talleres, viñedos...
A medida que iban creciendo a parte de estas tareas, se les enseñaban actitudes morales de la vida.
Los padres inculcaban sus ideas sobre el mundo, los rituales, religión, el correcto comportamiento hacia los demás y hacia las deidades.

Algunos de estos principios se encuentran en los llamados "Libros de la Instrucción", o "Sabiduría de la Literatura".
El consejo de estos textos trata sobre la justicia, la búsqueda de la verdad, la sabiduría, la obediencia, la humanidad y la moderación.
En las escuelas de escribas también se utilizaban estos textos.

Normalmente, se heredaba la profesión del padre, como ocurría con los visires o los escribas.

El rey era el único que no ejercía de tutor de sus hijos y se encargaba de su educación los reales tutores.
Los príncipes y princesas aprendían literatura, matemáticas, escritura y gramática.

Las niñas de las familias menos nobles aprendían a manejar un hogar y la forma de cantar, bailar y tocar instrumentos musicales y les servía para prestar servicios en los templos como cantante o danzarina.

Los hijos de los agricultores y los pescadores tenían aun menos acceso a la educación. Ellos aprendían a sembrar, recoger, pescar...

Los hijos de los escultores y pintores parece ser que si tenían escolarización, pues tenían que convertir textos escritos en papiros y jeroglíficos que se inscribían en las estatuas y eso requería conocimientos, por lo tanto, escultores y pintores tenían que dominar la lectura y la escritura, en hieráticos y jeroglíficos.

También se enseñaba geografía de Asia, y aritmética.
La educación física solo se enseñaba a los príncipes.
Las lenguas extranjeras no se enseñaban.
Había una asignatura que se llamaba "arte de la guerra", en la cual se enseñaba a montar a caballo, en carro, el uso de armas...

Los estudiantes recitaban sus textos en voz alta hasta que se los sabían de memoria, luego intentaban anotarla ya sea dictada por el maestro o de memoria.
Utilizaban para tiestos de cerámica o fragmentos de piedra caliza para practicar la escritura y en ocasiones hojas de papiro que reutilizaban por lo elevado de su precio.

No se sabe muy bien la duración de la escolaridad, se cree que duraba unos 11 años.