27 de abril de 2008

MATRIMONIO ENTRE HOMBRES EN EL OASIS DE SIWA

Si por algo es conocido hoy el Oasis de Siwa no es por el oráculo de Amón, ni por ser el único punto del país donde se conserva un idioma beréber, ni por sus dátiles y aceitunas. Lo que le ha dado más fama es la tradición de los matrimonios entre hombres.

Durante siglos en todos los oasis del Norte de África, la sociedad estuvo dividida entre propietarios de la tierra cultivable y labradores que trabajaban para ellos en un régimen de vasallaje que, en algunos lugares, se asemejaba a la esclavitud. Pero en ningún otro oasis alcanzó jamás el grado de dependencia como en Siwa, donde un contrato matrimonial en toda regla unía al siervo, llamado zaggala, con su patrón.

Como si de una matrimonio convencional entre un hombre y una mujer se tratara, el contrato especificaba la dote que recibía la familia del joven zaggala y la boda se celebraba por todo lo alto.
Este tipo de matrimonio implicaba, una relación homosexual.

El origen de esta costumbre era el deseo de ligar estrechamente a las dos partes implicadas en la explotación de la tierra, campesino y propietario.

Los matrimonios entre hombres fueron prohibidos en octubre de 1928, sin embargo, la costumbre no se erradicó por completo hasta los años 50.

2 comentarios :

enrique DICE

Pues yo no pienso aparecer por el Oasis de Siwa...

Ana DICE

Con suerte a la mejor no eres el tipo de los "Siwanos", un beso