16 de septiembre de 2009

ARISTÓTELES Y LAS ANGUILAS

Aristóteles fue el primer naturalista de la antigüedad, que parece haber planteado la misteriosa reproducción de las anguilas europeas.

Se sabía que estos animales abandonaban sus estanques, lagos, arroyos, y pequeños ríos, para luego nadar a lo largo de los ríos mayores y desembocar en el mar. Una pregunta intrigó a Aristóteles: ¿Adónde van?

Esta pregunta permaneció sin respuesta durante siglos, hasta que unos 2.500 años después un científico danés, el doctor Johanes Smith, descubrió el lugar hacía el cual se dirigían las anguilas en sus travesías.

Las anguilas europeas adultas recorren vías acuáticas que desembocan en el Atlántico, allí se unen y constituyen un grupo, que se desplaza con lentitud durante unos cuatro meses, acompañado de bandadas de gaviotas y manadas de tiburones, hasta que alcanzan un punto en el mar de los Sargazos (Océano Atlántico) en que se detienen para desovar a gran profundidad.

Allí los adultos mueren y los recién nacidos comienzan su largo peregrinaje de retorno dirigiéndose hasta Europa, en un trayecto que dura dos años.

El comportamiento de las anguilas americanas es idéntico, pero en sentido inverso, encontrándose con las anguilas europeas en el mar de los Sargazos.

Una teoría cuenta que su región reproductora original estaba situada en el lecho de un gran río de un continente desaparecido, cercano al mar de los Sargazos, y que las anguilas están todavía en busca de sus lugares de desove primitivos, en las zonas en las que alguna vez fluyó el río desaparecido.

Algunos naturalistas creen que las anguilas son uno de los animales más antiguos del planeta y, que incluso, podrían haber convivido con los dinosaurios. También parecen estar relacionados con las serpientes de mar, monstruosos animales, que según la leyenda, se dedicaban a devorar barcos.

9 comentarios :

Jose Jaime DICE

Hola

¡vaya! que interesante,
2 años de viaje, buf,
y además los viejos mueren en el
deshueve, y encima tan viejos
como los dinosaurios, un continente perdido.......
lo tiene todo
menuda historia
gracias por compartirla, ya sé una cosa más

un abrazo

Georgells DICE

Caray! el comportamiento de algunos animales es realmente asombroso. Ya había leído sobre migraciones transcontinentales, sobretodo de ballenas o de aves, en Asia y América. O la muy famosa migración de las mariposas Monarca que viajan a tierras mexicanas. Pero me ha sorprendido la de las anguilas.

Si bien son un animal antigüo, en eso coinciden con los tiburones, mudos compañeros de viaje, quizá predadores, quizá callados viajeros que atestiguan esa hazaña...

Gracias por tus posts!

G.

DE INTERES DICE

Anna, tu Blog es muy bueno lo he venido siguiendo desde hace un tiempo. Curioso que la incognita viniera desde tiempos de Aristoteles, estos peces, que parecen serpientes, estan cubiertas por una secreción mucosa que la hace muy escurridiza. Que instinto este se parece al del salmón, y muchas especies. Que triste que mueran los adultos, al dar nueva vida, pero la naturaleza sabra, Un abrazo

Benito García DICE

Me gusta mucho tu blog. Lo enlazo.

Ana DICE

josé Jaime desde luego que el viaje es largo, es una pena que después mueran los viejos.
Un beso.

Ana DICE

G. Es asombroso, aquí cada año vemos miles de gaviotas que emigran y es maravilloso ver esas bandadas.
Un beso.

Ana DICE

DE INTERES, si que es curioso que Aristóteles pensara en las anguilas.

Gracias por tu visita y tu comentario.
Un beso.

Ana DICE

Benito, muchas gracias por leerme, comentarme y enlazarme.

Acabo de visitar tus "millones" de blog, así que he escogido uno y te enlazo.
Un beso.

Ana DICE

Barrabas ahora mismo te hago una visita.
Gracias por tu visita y tu comentario. Un beso.