25 de mayo de 2009

LOS LÍOS DE POMPEYO

En la Roma de Pompeyo, el matrimonio era un arma para conseguir alianzas políticas.

Para recompensar los servicios de Pompeyo y conseguir una amistad duradera con él, Sila le entregó en matrimonio a su hijastra Emilia, embarazada de su marido a quien tuvo que repudiar, mientras Pompeyo hacía lo mismo con su mujer Antistia.

Al regresar de la guerra contra Mitridates, Pompeyo, para ganarse la amistad de Catón, le propuso una doble boda con sus sobrinas, la propuesta era que él se casaría con una y su hijo con la otra.
Pero catón no quiso, a pesar de que su mujer y su hermana veían con complacencia esta proposición.

El matrimonio de Julia, hija de César, con Pompeyo, dio carácter público a la alianza entre ambos. Pero Julia murió en el segundo parto, y César le ofreció a su sobrina-nieta Octavia, que era hermana del futuro Augusto, al tiempo que se ofrecía a casarse con la hija de su aliado, pero Pompeyo en ese momento tenía otros intereses y rechazó la oferta.

La confirmación de su alianza con la nobleza senatorial se hizo indudable, cuando se casó con Cornelia, hija de Metelo Escipión, amigo de Catón y enemigo de César.

0 comentarios :