10 de mayo de 2009

ADIVINACIÓN ETRUSCA

Entre los etruscos, era muy común la práctica de la adivinación. Una de las más utilizadas consistía en la predicción del futuro a través del examen del hígado de los animales inmolados en los sacrificios.
Dividían el órgano en cuatro partes que correspondían a los cuatro puntos cardinales. Una vez terminado el ritual, el resto de la carne era asada y dividida entre los participantes.

Los adivinos de esta especialidad eran siempre etruscos, se les conocía con el nombre de “haruspices” (arúspices).
El conjunto de normas rituales e interpretativas en que se basaban se llamaba “Disciplina etrusca”.

El funcionamiento de este colectivo sacerdotal y la formación de sus miembros estaba regulada por la ley. Y a ellos se dirigían habitualmente tanto los personajes e instituciones públicas como los particulares.

Pero no siempre se les tomaba en serio, un ejemplo es lo que hizo Julio Cesar con el arúspice Espurina, que intentó prevenirle del peligro que le esperaba en los Idus de marzo:

“Después de haber sacrificado muchas víctimas y en vista de que no podía conseguir presagios favorables, entró en la Curia despreciando el escrúpulo religioso, riéndose de Espurina y acusándolo de farsante”.

Julio Cesar, lo pagó con su vida.

4 comentarios :

Alkahala DICE

Vaya... eso de Julio César no lo sabía, y los adivinos etruscos... wow, son un tema que no conocía, sabía de la adivinación por medio del desmembramiento de animales, pero no sabía qué significaba la división de los pedazos...

Buenas notas!

Ana DICE

Alkahala, si es que a veces aunque no creas, más vale hacer caso.

Gracias por tu visita y tu comentario.
Un beso.

mariana DICE

genial artículo! muy interesante, como veraz soy apasionada de estas cosas, comúnmente entro a una web de videncia, y no dejo de intentar interiorizarme más de estos temas que no dejan de sorprenderme, gracias

Ana DICE

Mariana, estos temas son misteriosos y algunas cosas son realmente asombrosas.
Un beso.