23 de marzo de 2009

LAS CONQUISTAS AMOROSAS DE JULIO CÉSAR

Junto a sus aptitudes para la política y la guerra, en Cayo Julio César destacó su irreprimible promiscuidad que según relata Suetonio era la comidilla de Roma.

Según parece era muy dado a no poder contener sus impulsos amorosos, sin reparar en gastos para conseguir tales placeres, habiendo estado con multitud de mujeres de familias distinguidas, entre otras a Postumia, esposa de Servio Sulpicio, a Lollia, esposa de Aulo Gabino, a Tertulia, esposa de M. Craso, a Mucia de Cn. Pompeyo…

Pero a ninguna amo tanto como a la madre de Bruto, Servilia, a la que le regaló durante su primer consulado una perla que le había costado seis millones de sestercios, y a la cual en la época de las guerras civiles, además de otras donaciones, hizo adjudicar a bajo precio las propiedades más hermosas que se subastaban.

Sus soldados dada su fama de promiscuo, el día de su triunfo en las Galias le cantaban a coro:
“Ciudadanos, esconded vuestras esposas, que traemos aquí al adúltero calvo, en la Galia se dedica a fornicar con el oro robado a los romanos”.

La interminable lista de conquistas femeninas en el curso de sus campañas. Incluye también a dos reinas; Eunoé, esposa de Bogud de Mauritania, y por Cleopatra.

6 comentarios :

Madame Minuet DICE

Seis millones de sestercios!
Eso era amor, madame!
Y yo que lo imaginaba mas tacaño, que cosas.
pues como hiciera esos dispendios con todas, si encima era promiscuo, pobre Roma.

Un saludo

Merce DICE

Yo he leído que sobre él se decía al entrar a una ciudad

"Maridos esconded a vuestras mujeres, mujeres esconded a vuestros maridos"

A ver si encuentro la cita exacta...

Un beso

Anónimo DICE

Cosas interesantes en esto de este señor romano. Gracias por compartirlo.

Ana DICE

Madame Minuet pues parece que por lo menos con servilia fue esplendido.
Un beso.

Ana DICE

Merce se ve que era el terror de Roma.
Un beso.

Ana DICE

Anónimo, gracias a ti por tu visita y tu comentario.
Un beso.