22 de marzo de 2009

LA PRINCESA DE ÉBOLI

Uno de los detalles que define la personalidad dominante e impetuosa de la Princesa de Éboli, es su ingreso como monja en el monasterio carmelita que ella misma había mando fundar en sus dominios de Pastrana.

Su fundación en 1569, trajo numerosos roces con Teresa de Ávila, cuando ésta se encontraba en plena campaña de reforma de las carmelitas.
A la muerte de su marido, Ruy Gómez, príncipe de Éboli, la Princesa decidió convertirse en monja, bajo el nombre de Ana de la Madre de Dios, la situación con Teresa se hizo insostenible.

Entre la aristocracia de esos años se había puesto de moda los actos de devoción extremada, imitando a los místicos y beatas que se movían en las villas castellanas, y la Princesa de Éboli quería causar impresión con un acto de entrega religiosa, a pesar de que puede que también lo hiciera para evitar el pago de las deudas de su casa.

Al mismo tiempo se negaba a renunciar a los privilegios de su clase, y exigía que la acompañaran sus sirvientas, algo contrario a la regla de la orden.

Las monjas y el municipio de Pastrana se quejaron al Rey, quien ordenó a doña Ana a volver con su familia. Ella sólo obedeció cuando Santa Teresa, harta de los caprichos de la dama, ordenó que todo el convento se trasladara a Segovia.

6 comentarios :

Marcela DICE

¡Que molesta que debía ser para llegar a hartar a una santa!
Me gustó eso de llevar la servidumbre a su vida como monja. Una no sabe que puede necesitar en el monasterio...
Beso.

Ana DICE

Marcela parece que la santa estaba hasta los mismisimos, normal lo de la servidumbre, una monja también tiene sus necesidades, digo yo.
Un beso.

enrique DICE

Se ha escrito mucho sobre esta Dama, lianta y maquiavélica.
Estaba metida en todos los líos de su tiempo, en todos.
Desde Marañón, pasando por Manuel Fernández Álvarez y Katty O´Brien hasta Almudena de Arteaga, descendiente suya.

Madame Minuet DICE

Un blog muy interesante.
me gustan las curiosidades que pones.

He puesto un enlace en mi pagina para poder visitarte asiduamente, si no te molesta.

Bisous

Ana DICE

Enrique también puede ser que no todo fuera verdad y haya algo de leyenda.
Un beso.

Ana DICE

Madame Minuet muchas gracias por tu visita y tu comentario, claro que no me molesta que me enlaces, hago lo mismo con el tuyo, que me ha encantado.
Un beso