3 de diciembre de 2008

MARÍA ANTONIETA Y EL COLLAR



Un día de verano de 1785 María Antonieta descubría un extraño hecho, cuyas consecuencias no podía sospechar.

Un joyero le reclamaba el pago de un carísimo collar de diamantes, que supuestamente le había regalado su marido Luis XVI.
El joyero decía que un aristócrata de la corte el cardenal de Rohan, había contraído un préstamo secreto en nombre de la reina, para sufragar el primer pago.

Perpleja, la reina negó haber recibido ninguna joya. Unas semanas después el cardenal era detenido y llevado ante los reyes.

En su declaración mencionó a una supuesta condesa de La Motte-Valois, en realidad una embaucadora que lo había convencido de que adelantando dinero para el collar conseguiría el favor de la reina.

La intriga llegó hasta el punto de que La Motte y sus cómplices organizaron una entrevista nocturna en los jardines de Versalles entre Rohan y una prostituta a la que hicieron pasar por la reina.

La justicia tomó cartas en el asunto y en el proceso celebrado en 1786 se condenó a la falsa condesa a ser azotada y marcada con un hierro al rojo vivo.
El cardenal, fue absuelto.

La reina no pudo contener su indignación, comprendía que al perdonar al cardenal, los jueces daban crédito a su fama de reina derrochadora y liviana, capaz de gastar millones en un collar o de tener encuentros secretos en un bosque.

2 comentarios :

Merce DICE

Jajajaj, buenísima la anécdota... ya se sabe, cría fama y échate a dormir...

Un beso, Ana.

Ana DICE

Merce por una vez que la pobre no había hecho nada.
Un beso.