7 de diciembre de 2008

HISTORIAS DE REINAS


La reina navarra Margarita de Angulema (1518-1549) tuvo dos maridos y estuvo envuelta en una intensa aventura de amor platónico con 12 hombres a la vez.

De físico poco agraciado pero con una cabeza bien amueblada, la reina Cristina de Suecia (1626-1689), única heredera de Gustavo Adolfo II, fue tan fea al nacer que su madre María Leonor de Brandemburgo, quiso acabar con su vida antes de que le cortaran el cordón umbilical. Al final María Leonor pidió a gritos; “que se lleven a este monstruo que acabo de parir”. Este rechazo materno explicaría por qué Cristina fue una mujer hosca que nunca quiso casarse.

La princesa Isabel, hija de Catalina I de Rusia (1684-1727), asistía con sus amigos a bailes de travestidos para emborracharse. En aquella época, las mujeres no podían beber alcohol en público.

Juana Seymour (1509-15379, tercera esposa de Enrique VIII de Inglaterra, tenía una fobia patológica al aseo personal. Tras parir al bebé (Eduardo IV), se negó a darse un baño, Juana sufrió una terrible infección que acabó con su vida en sólo 12 días.

Margot de Valois, hija del rey francés Enrique II de Valois y de Catalina de Medici, fue iniciada en los placeres eróticos por su hermano Enrique, el mismo que de mayor se convertiría en uno de los monarcas más depravados y asesinos de Francia, Enrique III.

Hasta la coronilla de las infidelidades de su esposo Leopoldo I de Bélgica, Luisa se echó por amante a Geza Matacic. Al enterarse, el rey se divorció de ella, la declaró loca y mandó que fuese encerrada. Geza, que fue un amante fiel, logró rescatar a su princesa después de 4 años de separación.

4 comentarios :

Merce DICE

Fantásticas anécdotas, gracias...

Un beso

Ana DICE

Merce gracias a ti por leerme.
Un beso.

Caroline Barrio DICE

Nunca dejo de aprender algo nuevo cuando entro en tu blog! Vaya que revelaciones reales!!

Un beso

Ana DICE

Caroline me pasa lo mismo con el tuyo.
Un beso.