17 de noviembre de 2008

BATISFERA

El primer intento de penetrar a mayor profundidad en el océano fue debido al zoólogo norteamericano William Beebe, el cual hizo construir un aparato submarino al que llamo Batisfera, y que medía 1.45 metros de diámetro, pesaba dos toneladas, tenía 3 ventanas, y estaba ligado al buque por un cable de acero de dos centímetros de diámetro que la subia y la bajaba.


El principal problema era el peligro de que el cable se rompiera y que sus ocupantes irremediablemente quedaran atrapados en las profundidades del mar.

El 11 de agosto de 1934 Beebe y su colaborador el ingeniero Otis Barton, descendieron a 900 metros en la costa de Florida y ante sus ojos se reveló por primera vez un mundo desconocido y maravilloso.

Sorprendido por tan intensa vida a semejante profundidad, Beebe pudo escribir:

“Nuestros conocimientos oceanográficos hacen pensar en alguien que queriendo hacer el inventario de la fauna africana destacara en primer lugar las ratas y ratones e ignorara completamente la existencia de leones, elefantes y rinocerontes”.

En 1949, el mismo Barton batió esa marca de 900 metros, con otra batisfera, versión modificada de la anterior, que bautizó con el nombre de bentoscopo, y con el que realizó un único descenso de 1.375 metros.

2 comentarios :

Merce DICE

Debe ser absolutamente impresionante poder observar la vida a esas profundidades...

Ana DICE

Merce, me encantaría, pero creo que tendría claustrofobia.
Un beso.