22 de abril de 2013

EXTINCIÓN DE LA PALOMA MIGRATORIA



La paloma migratoria o viajera (Ectopistes migratorius) desapareció para siempre el 1 de septiembre de 1914. El último ejemplar, llamada Martha, murió en el zoo de Cincinnati, Ohio.

El motivo fue la caza masiva y la desaparición de masas forestales, acabaron con ellas en un muy poco tiempo. En 1869, en una sola cacería con redes que se llevó a cabo en los Estados Unidos, se llegaron a capturar más de 7.5000.000.

Las cazaban por su grasa, plumas y carne, que utilizaban tanto para alimento para ganado o para el hombre, principalmente los de clase más humilde, ya que eran fáciles de cazar y obtenían con ello la comida de toda la familia. Otra de las causas fue que el ejército norteamericano probaba su artillería con ellas.

Volaban en bandadas numerosísimas. En 1810, se calculó que una de ellas estaba formada por unos 2.230.272.000 ejemplares. Hace un siglo también se habló de una bandada de unos 460 metros de anchura, que tardó tres horas en pasar sobre el observador y que se calculó que estaba formada por 1 billón de palomas.

Migraban hacia el noroeste de Estados Unidos para anidar en las estaciones cálidas, y luego retornaban hacia el noroeste para hibernar, en un área que cubría desde Canadá hasta el Golfo de México, e incluso parte de cuba.

Pertenecían al orden columbiforme. Su tamaño era similar al de una paloma común, pero más delgada. Los machos destacaban por el combinado de rojo en las plumas del pecho, el azul en la cabeza y dorso, el blanco en el vientre y el negro en los extremos de las alas y la cola. Las hembras eran más pequeñas y los colores eran más obscuros.

El cadáver disecado de Martha se conserva en el Smithsonian Institution (Cincinnati).

0 comentarios :