13 de octubre de 2010

HISTORIA DE LA CAMA


Para nuestros antepasados, la cama no era más que una pequeña excavación en el terreno, rodeada por un montón de tierra u hojas. El lugar elegido para dormir tenía muchas de las características que se siguen conservando, como por ejemplo, el concepto de territorialidad. La cama tenía y tiene que ser un lugar seguro donde sea posible sentirse a salvo.

Este aspecto territorial es también muy común entre los animales. Los gorilas, definen sus áreas de dormir mediante el uso de una valla de frondosas ramas. Los elefantes suelen dormir tendidos de lado, un elefante enfermo de pie dado que tendido no se sentiría seguro, el tiempo y el esfuerzo que emplearía para levantarse en caso de emergencia le harían más vulnerable.


En las sociedades primitivas, se comenzaron a construir plataformas para dormir hechas unas veces de madera y otras de tiras extendidas sobre un armazón. La hamaca se utilizó también desde muy pronto en la historia. La zona para dormir era común, se acostaban muchos miembros de la familia o tribu en la misma cueva, tienda de pieles animales o soporte de madera. Esto facilitaba no sólo seguridad, sino que además, en los climas fríos, permitía aprovechar el calor del cuerpo humano.

FOTO

Hasta el siglo XV, la utilización de una habitación aparte para dormir fue un privilegio de los reyes. Los campesinos solían dormir en una misma habitación de grandes dimensiones y en la que también se guisaba y comía, compartiéndola a menudo con el ganado.

En el siglo XVI, llegaron los dormitorios distintos para cada uno de los miembros de la familia, separando a los hijos de los padres durante la noche.

0 comentarios :