1 de mayo de 2008

BIBLIOTECA DE ALEJANDRÍA

Fue fundada por Ptolomeo I, tomando como base la enorme colección de libros dejados por Aristóteles.
Con el tiempo fue creciendo gracias a una ley que mandaba copiar cualquier manuscrito que se hallara en los barcos que atracaran en la ciudad, de este modo llegó a ser la mayor del mundo antiguo, con más de 500.000 volúmenes.

Parece que se situaba cerca de la costa y junto a ella se levantaba el Museion o Templo de las Musas (de ahí la palabra museo), que constituía una especie de universidad donde se impartían cursos en las más variadas materias, se calcula que llegó a albergar 14.000 estudiantes.

Algunas de las instalaciones resultaron dañadas durante la ocupación de la ciudad por Julio Cesar, pero el centro se traslado al Templo de Serapis, que se hallaba apartado de la costa, en el lugar donde hoy se puede ver la columna de Pompeyo.

El conjunto fue prácticamente arrasado en el año 391 d. C. por unos monjes cristianos, quienes lo consideraban un símbolo de paganismo, y lo poco que quedó se destruyó durante la ocupación árabe.

La leyenda cuenta que el general Amr ordenó el incendio de la biblioteca con las palabras; "Si estos libros están de acuerdo con el Corán, son inútiles y si lo contradicen, son perniciosos".

Recientemente una nueva biblioteca de Alejandría con el patrocinio de la UNESCO, ha sustituido a la antigua, aunque no guarden ninguna relación entre ellas, ni desde el punto de vista arquitectónico ni por su contenido.

4 comentarios :

Merce DICE

La de cosas que podríamos conocer si se hubiese respetado esa maravillosa biblioteca, la de atrocidades que se han hecho en nombre de la fe...

Ana, para poder contestarte hay que buscar con el ratón a ciegas, la frase esta de "publicar comentario"...no sé si el problema es que es del mismo color que el fondo, pero no se ve...:-)

Ana DICE

Sí se han hecho y se siguen haciendo atrocidades.
Creo que ahora está solucionado lo del color, dime algo. Un beso.

Merce DICE

Ok, ahora sí. Un beso

Ana DICE

Muchas gracias por ser mi "supervisora". Un beso