11 de enero de 2013

LAS ANTICIPACIONES DE JULIO VERNE



Según los entendidos en la obra de Julio Verne (1828-1905), éste anticipó muchas máquinas e inventos que en ese momento no existían.

En su novela “La casa de vapor” anticipó los tanques; el submarino en “20.000 leguas de viaje submarino”; el lanzallamas en “Ante la bandera” y los satélites artificiales en “Robur, el dueño del mundo”.

En el resto de sus obras describió muchos otros “artilugios” que se parecen muchísimo a aparatos y actividades actuales como el helicóptero, la tortura con descargas eléctricas, las bombas de fragmentación, el cañón de largo alcance, la alambradas electrificadas, el cine sonoro, la contaminación, los rascacielos, la ciudad ecológica.

Una de sus anticipaciones más extraordinarias se encuentra en la novela “De la Tierra a la Luna”, que escribió en 1865, donde relata con mucha exactitud lo que años después se cumpliría. En esta novela, Verne, sitúa en las Montañas Rocosas un telescopio de 5 metros de diámetro, esta ubicación y las mismas dimensiones tuvieron el primer telescopio del observatorio de Monte Palomar.

En segundo lugar eligió un ficticio club de fabricantes de armas de los Estados Unidos, cuando en su época las grandes potencias eran Francia y Gran Bretaña. Estados Unidos en esa época era una nación muy atrasada por las secuelas de su guerra civil.

También situó el cañón de 300 metros, que en la novela propulsa el proyectil astronáutico enviado a la Luna, en Cabo Town, muy cerca del actual Cabo Cañaveral. En el cohete utilizad en el primer viaje experimental de la novel, viajan una ardilla y un gato, en la historia real fue la perra Laika, la primera en viajar al espacio.

En la novela de Verne, el proyectil que se dirige a la Luna se llama Columbiad, y en él viajan tres hombres y dos perros, uno de los cuales muere y al ser lanzado al espacio comienza a flotar, acompañando a la nave alrededor de la Luna.

Verne relata un método de refrigeración del aire de la nave mediante un sistema de circuito cerrado, los alimentos de los hombres son concentrados, y corrige la trayectoria mediante cohetes auxiliares.

El cohete imaginado por Verne alcanzó la Luna en 97 horas, viajando a una velocidad media de 40.000 Kilómetros por hora, el Apolo XI viajó a 38.500 kilómetros, llegando a la Luna en 102 horas.

¿Casualidad, o no...?

8 comentarios :

allan DICE

BUENO, es interesante, hay mas anticipaciones, lo puse en mi blog http://julesverneastronomia.blogspot.com

Ana DICE

Allan sé que hay más anticipaciones, sólo he puesto una pequeña muestra.

Gracias por la información y por la "publicidad" a tu blog, muy buena idea.

Un saludo.

Sociedad Hispánica Jules Verne DICE

Hola. Interesante documento. Lo hemos twitteado en la cuenta de la Sociedad Hispánica Jules Verne (www.shjv.org)
Un abrazo!

Ana DICE

Sociedad... Gracias por el twitteo. Un saludo.

Luciano Sívori DICE

Hola!! Excelente nota. Verne fue un adelantado de su época y creó algunas historias de aventuras fascinantes

Justamente también armé una nota sobre él en mi blog, donde también menciono algunos detalles del autor y curisiodades.

Te invito a leer mi nota y comentarla!!


http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/04/el-adelantado-don-julio-verne.html

También, si querés podés seguirme en:

https://www.facebook.com/sivoriluciano


Subo notas de literatura, cine, humor y cultura en general. Saludos!!

Luciano.

Ana DICE

Luciano,muchas gracias, ya te he visitado y me ha encantado tu entrada. Un saludo.

LAMAGAHOY DICE

Hermosa entrada Ana.
Lo que sé es que cuando era adolescente y joven Julio Verne era mi autor favorito. Un verdadero visionario con gran formación científica.
Pronto tomaré este artículo de tu blog para colocarlo en el mío. nunca olvidará al "Nautilus" y su capitán Nemo.

Ana DICE

Víctor, el mio también, es increíble la visión de futuro que tenía. Puedes tomar lo que quieras del blog. Un beso fuerte.