29 de enero de 2010

LOS MUNDURUCU Y LAS CABEZAS

El hechicero o chamán de la tribu de los Mundurucu (Brasil), tiene la misión de conservar las cabezas no sólo de los enemigos, sino también la de mandatarios y personajes especiales, el proceso es el siguiente:

El nele o hechicero corta la cabeza de un solo tajo, ayudado por un largo cuchillo. Lo hace después de haber invocado a sus espíritus, pues aunque la mayoría de veces es un acto de guerra, en el caso de que sea un enemigo abatido debe tener el beneplácito de sus dioses y espíritus de la selva.

Cuando la cabeza ha sido cortada puede que el cuerpo sea abandonado en el mismo lugar, aunque a veces aparecen otros chamanes que se encargan de extraer las vísceras que, mezcladas con plantas sagradas sirven para curar.

La cabeza es llevada a la zona de reposo o lugar de preparación ritual. Allí estará expuesta sobre un lecho de plantas sagradas o sobre la piel de un animal totémico durante uno o dos días.

Pasado este tiempo se tomará la cabeza y será ahumada. Para ello el nele ha preparado una pipa ceremonial de la que fuma y cuyo humo impregna la cabeza. Acto seguido le sacará los ojos, que casi siempre son desechados, si no es así, son ingeridos con aguardiente.

Después hace un agujero en la zona occipital y con la ayuda de un palo comenzará a sacar el cerebro. Cuando acabe el vaciado llenará la cabeza con un brebaje llamado “agua de jerc”, que es un aguardiente de caña, flores, sangre y agua. Dejará que ese aguardiente esté en la cabeza por lo menos un día.
Luego volverá a vaciar la cabeza y la lavará bien, tanto por dentro como por fuera, con agua. Acabado este proceso de purificación, efectuará una serie de punzadas en la piel para eliminar cualquier resto de sangre.
Finalmente rellenará la cabeza con plantas aromáticas y tierra. Una piedra u otro elemento pintado emulará sus ojos y será colocado en sus cuencas. Cuando haya acabado este proceso la cabeza se situará sobre la chimenea para ser ahumada.

Después de todo esto, el trofeo ya estará listo para ser exhibido, siendo clavado en una estaca fuera de la tienda o colgando del techo. (¡Por Dios!, no les dará igual colgar un cuadro como hacemos los demás).

2 comentarios :

Anónimo DICE

Cómo te atreves a comparar la cultura de un pueblo indígena con la tuya. Eres bastante atrevida al exponer este tipo de ideas. Te limitas a hacer una descripción lo cual está bien pero comentarios de ese tipo son vulgares sin antes haber comprendido su particularismo histórico.

Ana DICE

Anónimo, eres bastante atrevido al dirigirte a mi de esa manera tan poco educada, puedes comentar lo que quieras sin faltar al respeto. Si te molestan mis comentarios, lo siento, en ningun momento he comentado nada ofensivo ni he comparado nada de nada, ni he dejado de comprender la tradición de esa práctica. Un saludo amiguito/a