29 de julio de 2009

MEZQUITA DEL SULTÁN HASSAN

El sultán Hassan fue uno de los hijos del sultán Al Nasr Mohammad, a su vez hijo del sultán Qalaun.

Comenzó a reinar cuando sólo tenía 13 años, en 1347. La mezquita se empezó a construir en 1356, y cinco años después de comenzadas las obras, uno de los minaretes se derrumbó matando a más de tres mil personas. Esta tragedia fue interpretada como un mal augurio, y parece que así fue, porque el sultán fue asesinado en 1361, sin poder ver la mezquita terminada dos años después.

Esta mezquita en El Cairo, es un ejemplo del arte mameluco. Las medidas son enormes; 150 metros de largo, 68 metros de alto y 7.906 m². Uno de los cuatro alminares que tenía la mezquita, cayó sobre una de las cuatro madrasas (escuelas), matando a 300 niños.
En cada madrasa se enseñaba uno de los cuatro ritos del Islam sunní; Shafí, Hanafi, Hanbali y Maliki.

Por el pasillo de la entrada se encuentra el patio, lugar donde se levanta la fuente de las abluciones con una cúpula de 8 metros de diámetro. Del techo del mihrab o almimbar cuelgan unas lámparas esmaltadas y grabadas con frases del Corán.

Al lado del almimbar hay una cámara de 21 m² que tiene en el centro un cenotafio de mármol coloreado, que se cree que acoge el cuerpo de Hassan. También están enterrados allí sus hijos.

La mezquita del sultán Hassan fue utilizada como fortaleza dos veces, la primera en el reinado del sultán Barquq (1391) y la segunda en 1517, cuando sirvió de refugio al fugitivo Tumanbay, el último sultán mameluco.

La mayoría de materiales para su construcción fueron obtenidos de las Pirámides de Giza.

Según cuenta la leyenda, el sultán ordenó cortar las manos del arquitecto que diseño este monumento para que nunca pudiese construir nada semejante.

0 comentarios :