11 de junio de 2008

LA PAPISA JUANA

Solo transcurrieron unas semanas entre la muerte del Papa León IV, en el año 855, y la llegada de su sucesor Benedicto III. Sin embargo, diversas crónicas medievales coinciden en que entre el pontificado de uno y otro y durante dos años y medio, reinó en la Santa Sede una mujer la Papisa Juana.

En el siglo X, el monje Mariano Scoto escribía:
“León IV tuvo por sucesor a una mujer llamada Juana, que ocupó el trono de Pedro durante dos años, cinco meses y cuatro días”.

Dos siglos más tarde, el dominico Martín Polomo relataba que la dama era de origen inglés y que después de haber sido Papa, murió de parto en una procesión y fue enterrada sin aparato alguno en el mismo sitio en que murió, supuestamente en una calle cercana a la Basílica de San Juan de Letrán, en la ciudad de Roma.

Aunque Martín Polomo, penitenciario de Juan XXI y Nicolás III, reconocía así que hubo una papisa, tampoco dudó en recomendar que no se la incluyera en las listas cronológicas de los Papas, y al parecer jamás estuvo en ninguna.

Se cuenta de ella que era muy culta, muy piadosa y enseñaba teología.

El escritor Emmanuel Rhoidis, autor de un estudio sobre esta misteriosa dama, que Juana oculto su sexo desde la infancia y vivió siempre disfrazada de hombre, gracias a lo cual pido acceder al trono pontificio sin problemas, según parece bajo el nombre de Juan VIII.

La existencia de esta Papisa sigue siendo un misterio y nunca ha sido aceptada por la iglesia.

4 comentarios :

enrique DICE

Estupenda historia, llena de misterio...
Yo quiero a mujeres en los puestos supremos de la Iglesia, ya!!

la muá DICE

Como siempre, la iglesia ocultando datos, sobre todo si hay alguna mujer por en medio.

Ana me tienes enganchada!

Ana DICE

Enrique, a ver si no solo vemos monjas en la iglesia catolica. Un beso.

Ana DICE

La muá el día que salga todo lo oculto se les va a caer el pelo.
Gracias por leerme y comentarme.
Un beso.