21 de agosto de 2019

HISTORIAS DEL TITANIC-2


Otro de los graves errores que cuentan sobre el hundimiento del Titanic es el siguiente:

Bruce Ismay, presidente de la compañía propietaria del buque, la White Star Line, fue al puesto de mando y convenció al capitán de que siguiese navegando en lugar de frenar en la falsa creencia de que el buque era insumergible.

Eso hizo que aumentara la presión del agua que entraba por el casco averiado, por lo que el Titanic tardó mucho menos tiempo en hundirse de lo que hubiera sido normal en otras circunstancias. Charles Lightoller mantuvo en secreto esos errores durante las pesquisas que se llevaron a cabo a ambos lados del Atlántico por temor a una bancarrota de la naviera si se conocía la verdad.

Otros errores

Cuando se lanzaron las bengalas de color blanco, varias embarcaciones cercanas pensaron que se trataba de luces originadas por alguna fiesta en el Titanic. Y si el Titanic hubiese chocado de proa contra el iceberg, se habría podido mantener a flote, con solo dos compartimentos inundados, lo que habría permitido incluso seguir navegando.

Si el telegrafista del buque, Jack Phillips hubiera comunicado los últimos partes de las 22 y 23 horas del SS Californian al puente, se hubieran tomado las precauciones adecuadas.

Si hubiera dispuesto de cinco segundos más a la hora de divisa el iceberg, se hubiera evitado la colisión. Con cinco segundos menos, el buque se hubiera estrellado de frente y seguramente hubiera resistido el choque.

Si el primer oficial Murdoch no hubiese dado la orden de marcha atrás, junto a la de viraje, el Titanic habría evitado el iceberg por escaso margen, pues quitó presión de viraje al timón.

Si esa noche hubiera habido viento, o vigías hubiesen tenido prismáticos, es posible que el iceberg hubiese sido avistado antes, evitándose la catástrofe.

Si el SS Californian hubiera acudido al instante, habría podido rescatar a la mayoría del pasaje del Titanic.

Si en los astilleros de Belfast no hubieran construido el casco del Titanic con materiales defectuosos, posiblemente el barco hubiera aguantado el impacto, ya que la fuerza de presión iceberg fue de seis mil quinientas toneladas y el barco solo podía aguantar cuatro mil y no las seis mil comunicadas.

20 de agosto de 2019

HISTORIAS DEL TITANIC


Según contó la nieta del segundo oficial del Titanic, el hundimiento del buque en su viaje inaugural de Southampton a Nueva York en abril de 1912 no se debió a que iba demasiado rápido y a que la tripulación solo vio el iceberg cuando era demasiado tarde, sino a un error concreto del timonel.

Según contó el buque se estrelló contra la masa de hielo por culpa de ese error, mantenido en secreto por el segundo oficial del transatlántico, Charles Lightoller, que sobrevivió. La nieta del oficial, la escritora Louise Patten, reveló lo ocurrido en su novela Good as Gold. Su abuelo murió antes de que ella naciera, pero ella vivió con la mujer de su abuelo que le contó lo verdaderamente sucedido.

El error se produjo porque en el buque había dos sistemas de gobierno sometidos a dos mandos distintos, uno situado frente al otro. Era la época de transición de la navegación a vela a la del vapor, y la mayoría de los navegantes de entonces, incluidos muchos oficiales del Titanic, habían estado antes el mando de buques de vela. Por esa razón estaban acostumbrados a dar órdenes según el viejo sistema, lo que quiere decir que si uno quería que el barco fuese en otra dirección, había que girar el timón en la opuesta. El nuevo sistema era como conducir un coche, se mueve el volante en la misma dirección en la que se quiere que vaya el automóvil. La orden de girar a babor significaba que había que girar la rueda a la derecha bajo el sistema y a la izquierda, según el nuevo.

Cuando el primer oficial, William Murdoch, avistó el iceberg a dos millas de distancia, dio la orden de fuerte a estribor y fue malinterpretado por Robert Hitchins, que viró el buque a la derecha en lugar de a la izquierda. Aunque se dieron cuenta del error inmediatamente y se le dijo que lo corrigiera, ya era tarde. No fue ese el único fallo ocurrido aquella noche…

19 de agosto de 2019

KUMQUAT


El kumquat es un árbol de hoja perenne que puede alcanzar los cuatro metros de altura. Sus ramas son de color verde claro y las hojas son de color verde oscuro y brillante, del árbol crecen unas flores blancas con un delicioso perfume.

El fruto de kumquat, también conocido como naranja china o naranja enana, es de forma ovalada o redonda, la piel es de color amarillo dorado y está cubierta de unas glándulas oleosas, carnosa, gruesa y comestible. La capa externa es picante y la capa interna muy dulce, la pulpa es de color naranja, aromática y ácida.

La fruta se puede consumir con piel. Es ideal para macedonias, ensaladas, confituras y mermeladas. Perfecta para dietas de adelgazamiento por su bajo contenido en grasas, sacia el apetito aportando muy pocas calorías.

El fruto del kumquat es un excelente remedio para combatir el mal aliento. Aporta gran cantidad de fibra, ayuda a mejorar la hipertensión, el colesterol, los problemas del corazón. Es antibacteriana, antiinflamatoria y antiasmática.

El nombre común de esta fruta significa China, la Naranja Dorada. El equivalente japonés es Kin Kan para la fruta redonda y Too Kin Kan para el ovalado. El aceite esencial de las hojas y brotes frescos se emplea en perfumería. En Hong Kong es muy típico comer de postre kumquat en almibar.

Algunas variedades: Hing Kong, Marumi, Meiwa, Nagami, Centennial. Existen otras variedades que se consideran híbridos del kumquat.

18 de agosto de 2019

GEORGE PSALMANAZAR Y SUS MENTIRAS


George Psalmanazar aseguraba ser el primer habitante de Formosa, Taiwán, que visitaba Europa. Durante años convenció a mucha gente en Gran Bretaña, pero más tarde se descubrió que era un impostor.

Psalmanazar apareció en el norte de Europa hacia el año 1700. A pesar de que tenía apariencia europea, dijo provenir de la isla de Formosa. En realidad, había nacido en el sur de Francia en una familia católica, entre 1679 y 1684. Se educó en una escuela franciscana y luego en otra jesuita, donde destacó sobre todo por su facilidad para los idiomas.

Comenzó a viajar por Europa, afirmando ser un irlandés de camino a Roma, su encuentro con algunos irlandeses auténticos le hicieron pasar algunos apuros. Así que decidió inventarse un origen más lejano. Con su nueva personalidad y con un comportamiento muy extravagante, deambuló por Centroeuropa, ganándose la vida como mercenario. Trabó amistad con ingleses y se convirtió al cristianismo y se instaló en Londres, donde pronto se hizo famoso.

Poco a poco su personaje se fue degenerando cayendo en las redes de las drogas y la codicia. Publicó un libro: “Una historia descripción de la isla de Formosa”, donde reveló una cantidad de hábitos extraños, todos inventados, propios de la isla de Formosa, gobernada por el emperador de Japón.

Según él, Formosa era un próspero país con una capital, Xternetsa, esplendorosa. En ella, los hombres andaban desnudos, cubriendo sus partes con plata y oro. Eran polígamos y el marido tenía derecho a comerse a las esposas que fueran infieles. Su alimento principal eran las serpientes, que cazaban con ramas de árbol. Ejecutaban asesinatos colgando a las personas cabeza abajo y disparándoles flechas. Anualmente sacrificaban los corazones de dieciocho mil jóvenes a los dioses y los sacerdotes se comían los cuerpos. Usaban caballos y camellos como transporte público…

Al final, Psalmanazar se cansó de sus mentiras y en 1706 confeso, primero a sus amigos y después públicamente. A partir de ese momento, mantuvo una vida normal, desempeñando varios oficios, incluso escribió artículos que deshacían los bulos por el mismo propagados. Empleó sus últimos años en su autobiografía, que se publicó póstumamente bajo el título “Memorias de ** **, comúnmente conocido bajo el nombre de George Psalmanazar, un famoso nativo de Formosa”. En él mantuvo ciertas zonas oscuras, relataba sinceramente buena parte de sus calumnias.

17 de agosto de 2019

SIEMPRE TE ELEGIRÍA A TI


Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar el tiempo, lugar o circunstancias. El hilo rojo se puede estirar, contraer o enredar, pero nunca romperse. Al final siempre te elegiría a ti.
-Feliz Cumpleaños-