20 de febrero de 2019

FOTOGRAFÍA POST-MORTEN



En el siglo XIX se creía que las cámaras de fotos, un invento muy reciente en esa época, eran capaces de retratar no solo el físico sino también el alma de las personas. Esta creencia propició la moda de retratar a los difuntos, sobre todo a los niños. Estas fotografías se llamaban “fotografía post-morten”.

Era muy normal maquillar al difunto y colocarlo en posturas que parecían que seguían vivos. La familia se colocaba alrededor del muerto como si fuera una foto familiar normal. Estas fotografías se realizaban pocas horas después de la muerte, pero también se podían hacer hasta nueve días más tarde.

Existían fotógrafos especializados, que se volvían expertos en recrear situaciones, tenían total libertad de movimientos por el ansia de los familiares por tener un último recuerdo. Los precios no eran baratos debido a los desplazamientos y la urgencia del momento.

En un principio se utilizaba la postura de dormido, más adelante se sustituyó por la de simular que estaban vivos. Colocaban la cámara a la altura del rostro y se añadían complementos como flores, jarrones, etc.

A mediados del siglo XX cayó en desuso. A este tipo de fotografía se la empezó a tachar de morbosa e insana, aunque con personajes relevantes se sigue haciendo.

19 de febrero de 2019

NO PUEDO VIVIR SIN TI


18 de febrero de 2019

FORMAS DE VESTIR DE LOS CAMPESINOS MEDIEVALES


En la sociedad medieval el vestido era un símbolo de clase. Se vestía de acuerdo con el grupo social al que se pertenecía, esto lo confirmaban las leyes, responsables del orden social vigente.

El campesino vestía de negro o de gris, se huía de los colores vistosos predominando los tonos oscuros. Los tejidos eran bastos. Los vestidos de los labriegos no se solían comprar en el mercado, sino confeccionados en sus propias casas. La tosquedad del atuendo se extiende al calzado, hecho de cuero.

El prototipo del vestido campesino en la Europa medieval era una túnica de lana o lino con mangas; un par de calzones con cinto; calzado atado sobre el tobillo; en el invierno, además, una capa de piel, cuero o lana gruesa; la cabeza, sobre todo en los días fríos o lluviosos se protegía con un sombrero en forma de capucha.

Las mujeres usaban una túnica larga que llegaba hasta los tobillos, sujeta con un cinturón. El paso del invierno al verano iba acompañado por el cambio de las mangas largas a las cortas. En los períodos cálidos, predominaban los tejidos más suaves, básicamente de lino.

Más adelante, los campesinos quisieron imitar a los burgueses en la forma de vestir. Así las túnicas llegaban hasta las rodillas, los zapatos llevaban hebillas, vestidos de colores, etc. En el año 1244 las leyes prohibían a los campesinos llevar el pelo largo.

17 de febrero de 2019

HISTORIAS DE GALENO



Galeno de Pérgamo (129-199) fue un médico, cirujano y filósofo griego en el imperio romano, sus estudios y aportaciones contribuyeron al avance de la medicina, eso sí, con muchísimos errores en sus teorías. Desempeñó su oficio como médico imperial durante el mandato de tres emperadores romanos y fue uno de os escritores más prolíficos del mundo antiguo.
Algunas de sus tesis:

Decía que la salud de un individuo se basa en el equilibrio entre la sangre y algunos humores como bilis negra, flema, bilis amarilla.

Defendía las teorías de Hipócrates y suponía que el semen femenino sería un producto residual de la nutrición en su grado último de elaboración. También decía el esperma se formaba, además de en los testículos, en el hígado. Esas ideas crearon confusión durante la Edad Media, en temas como la ovulación, la secreción cervical y la lubricación vaginal.

Sobre la histeria decía que era una enfermedad causada por la falta de placer sexual en la mujer, cuya solución era la satisfacción sexual. Los médicos posteriores para solucionarlo utilizaban la técnica de provocar orgasmos médicos a las pacientes.

Galeno hablaba del pus saludable ya que consideraba que el pus era necesario para la curación de las heridas. Además, pensaba que el exceso de sangre era la causa principal de las enfermedades, por esa razón popularizó las sangrías.

Galeno no pudo estudiar la anatomía en cadáveres humanos y diseccionó cerdos, perros o monos, por lo que tuvo enormes errores anatómicos como los dobles conductos biliares, los hígados multilobulados, el esternón segmentado, los coxales separados, los úteros bicornes, etc. Sus teorías cardíacas tampoco fueron muy acertadas.

16 de febrero de 2019

EL PROFETA DURMIENTE


Edgard Cayce (1877-1945) era un vidente conocido como “El Profeta Durmiente”, fue uno de los videntes más conocidos de su época, parece ser que tenía facultades de clarividencia y percepción extrasensorial, pero nunca fueron demostrados.

Entraba en estado de trance hipnótico durante sus llamadas lecturas y respondía a las preguntan que le cuestionaban. Fue un gran investigador de la reencarnación por medio de regresiones a vidas pasadas. Muchas personas lo visitaban para buscar ayuda a sus dolencias y problemas.

Edgard consideraba muy importante ayudar a las personas con problemas de salud y a su fe religiosa, era miembro de la iglesia protestante Discípulos del Cristo.

Se ganaba la vida como fotógrafo, pero recibía también pequeñas donaciones que lo ayudaban, ya que no cobraba nada por sus tratamientos y consultas. Sus procedimientos eran multiplex: masajes, hidroterapia, ejercicios, medicinas, remedios naturales, etc. Veía los motivos de la enfermedad que, en ocasiones, se remontaban a reencarnaciones distantes y enseñaba como equilibrar los karmas pendientes.

Son famosas sus profecías, unas 21 000 predicciones en toda su vida, algunas de ellas fueron por ejemplo, la depresión económica de los finales de los años 20, Hitler al poder en Alemania, la muerte de Kennedy, el 44 presidente de los Estados Unidos sería negro, etc. Algunas profecías todavía están por cumplirse.

Según cuentan era un hombre muy sencillo, con una formación cultural escasa, que cuando dormía era capaz de recetar la cura para cualquier enfermedad, desde que a los cinco años cayó en coma a causa de un pelotazo del que estuvo muy graves, siendo víctima de una enfermedad incurable que nunca quiso revelar.