19 de octubre de 2017

HISTORIAS DE REYES (3)


Cuando Sir Walter Raleigh introdujo el tabaco en Inglaterra, a principios del decenio de 1600, el rey Jacobo I escribió un panfleto en el que argumentaba contra su uso. Fracasó, “La hierba que marea” se arraigó de inmediato como un hábito muy popular.

Eduardo, Príncipe de Gales, no fue conocido como el “Príncipe Negro” durante si vida (a mediados del siglo XIV). La primera vez que se empleó por escrito el mote fue dos siglos después de su muerte, ahora es conocido como el Príncipe Negro. Nadie sabe cómo surgió el mote.

Luis XIV de Francia, el rey Sol, fue un gran admirador de la danza desde que tenía 13 años de edad. Antes de hacerse demasiado viejo y obeso para poder practicarla, bailó en 30 ballets, para los que compuso la música Jean Baptiste Lully.

De la historia de Babilonia viene la leyenda de Enlil-Bani, jardinero del rey Erra-Imitti, quien fue escogido por el monarca para ser rey por un día, como parte de la celebración del Año Nuevo. De acuerdo con la costumbre, después de reinar un día, cada falso rey era sacrificado a los dioses. En este caso Erra-Imitti murió durante la celebración y Enlil-Bani permaneció en el trono. Reinó durante 24 años.

El zar Pedro III de Rusia gobernó 6 meses, y después fue asesinado, en junio de 1762, a los 34 años, por conspiradores a las órdenes de su esposa, Catalina. Fue coronado 35 años después de su muerte, cuando su ataúd fue abierto expresamente con esa intención.

Guillermo de Orange se enfrentó a un problema legal, al pretender la corona de Inglaterra en 1589 después de la huída de Jacobo II. Solo el Parlamento podía declarar rey a Guillermo, y solo el rey podía convocar el Parlamento. Una convención reunida a toda prisa evitó el conflicto, ofreciendo la corona a Guillermo y declarándose al mismo tiempo el Parlamento.

Un papa dio Irlanda al rey de Inglaterra, Alejandro III, que deseaba anular costumbres irlandesas que se oponían a las enseñanzas de la Iglesia Católica, declaró que Enrique II era el rey legítimo de Irlanda. Esta declaración del papa, en 1172, llevó a la conquista de Irlanda por los ingleses. Los irlandeses tardaron siete siglos y medio en recuperar su libertad.

18 de octubre de 2017

GUZEYA (POSTRE DE EGIPTO)


Guzeya (Galletas de coco)

Ingredientes (6 personas)

  • 2 vasos de coco rallado
  • 2 vasos de azúcar
  • 3 claras de huevo
  • 3 cucharadas soperas de azúcar avainillado
  • 3 cucharadas soperas de mantequilla.

Elaboración

Mezclar el coco rallado con el azúcar y el azúcar avainillado. Montar las claras a punto de nieve sólido. Añadir a la mezcla anterior, poco a poco y removiéndolo lentamente con una espátula.

Untar una bandeja de horno con la mitad de la mantequilla y verter la mezcla anterior, igualar y retirar el sobrante. Poner el resto de la mantequilla fundida por encima de la masa.

Hornear a 190º C, hasta que se tueste la superficie. Dejar enfriar y servir.

17 de octubre de 2017

PAPAS CON HISTORIA (5)


-Celestino V renunció al pontificado. Antes de hacerlo se aseguró tres días antes mediante la publicación de una bula por la que se utilizaría el mismo procedimiento para la elección de un papa, después del fallecimiento del anterior, en el caso de una renuncia. Tres días después dimitió abandonando el solio pontificio. Celestino V, ahora Pedro Angelario del Morrone confiaba en poder regresar a su vida de ermitaño, pero el nuevo papa Bonifacio VIII se lo impidió. Tratado con la dignidad de un papa murió el 19 de mayo de 1296 en Cartel Fumone bajo vigilancia pontificia. Diez años después de su muerte fue canonizado. Por cierto, sus restos fueron robados en 1988 en una iglesia de Aquila. Fueron recuperados por la policía un día y medio después en un cementerio de Amatrice, pueblo cercano a Aquila.

-Bajo el pontificado de Juan XV en el año 993 y en la ciudad de Letran se realizó la primera beatificación, el elegido fue Ulrico, obispo de Ausgburgo.

-Un rico comerciante veneciano decidió donar una perla de gran tamaño a la iglesia si se restablecía de una importante enfermedad, el comerciante mejoró y cumplió su promesa regalando la perla. El problema vino cuando se descubrió que aquella perla formaba parte del relicario que contenía los cráneos de San Pedro y San Pablo. Clemente VI ordenó una investigación que llevó a la detención de dos ladrones.

En su poder encontraron doce perlas más, tres rubíes y un zafiro todas ellas parte del relicario. Clemente VI decidió la pena a la que serían condenados los ladrones. Los dos hombres fueron expuestos durante cuatro días a la ira del pueblo encerrados en tres pequeñas jaulas en la iglesia de Santa María de Araceli. Después un caballo los arrastró por las calles de Roma atados por los pies. En Letrán (en este lugar está la Basílica de San Juan de Letrán), les fueron cortadas la mano derecha y quemados vivos en la hoguera.

El comerciante veneciano fue también detenido, atado de pies y manos sobre un burro y llevado a Letrán en donde fue torturado y ahorcado. Posteriormente el papa Clemente VI perdonó a los tres hombres y ordenó una misa como petición de perdón a todos los pecados que habían cometido.

-San Simmaco de Cerdeña fue elegido papa pero en sus años jóvenes había sido pagano. Como pontífice se dedicó a los pobres ordenando construir hospitales y decidió triplicar el presupuesto para limosnas.

-A Pablo VI durante sus viajes pastorales le gustaba tener a mano una buena biblioteca. En las cajas podía llevar textos filosóficos, religiosos o simples novelas policíacas. Era muy aficionado a las novelas de Agatha Christie.

PAPAS CON HISTORIA (4)

16 de octubre de 2017

YAJIRO EL PIRATA JAPONÉS


Los piratas japoneses operaban con grandes flotas y vestían trajes rojos y sombreros amarillos. Sus principales golpes se dirigían contras las costa de China sus embarcaciones se internaban en el interior del país, saqueando las ciudades alejadas del litoral, descendiendo hasta el sur, llegando hasta el estrecho de Malaca.

Uno de los piratas japoneses fue Yajiro, un samurái del dominio de Satsuma. Era de familia noble muy rica, por diversas circunstancias fue pionero de la Iglesia cristiana en Extremo Oriente. Se convirtió en bandido del mar como consecuencia de haber matado por accidente a un hombre y verse obligado a huir del país. Yajiro, hizo escala en Malaca en el momento en que allí predicaba San Francisco Javier. Aprendió a leer, escribir y hablar portugués y se convirtió al cristianismo, siendo bautizado con el nombre de Paulo de Santa Fé, tenía 36 años.

Acompañó en 1549 al santo hasta Japón a bordo de un barco llamado Junco del Ladrón. Al salir San Francisco de Japón, colocó a Yajiro a la cabeza de la iglesia establecida por él, pero los sacerdotes portugueses estaban celosos del converso japonés, que Yajiro se enfadó, dimitió de sus funciones, acuciado por la pobreza volvió a la piratería. Murió durante una incursión en tierras chinas.

15 de octubre de 2017

PROSTITUCIÓN EN EL SIGLO DE ORO


La reglamentación para ser prostituta en el Siglo de Oro establecía que la postulante debía ser mayor de doce años, huérfana o de padres desconocidos, o abandonada por su familia y que ésta no fuera noble, además de que no fuera virgen. Era obligación del juez, antes de dar su permiso, intentar disuadir a la aspirante con una charla moral. Después de cumplir todos los requisitos, la mujer estaba autorizada a ejercer.

Periódicamente era revisada por el médico de la corte destinado a ello. Una vez al año, el viernes de Cuaresma, las prostitutas eran conducidas por los alguaciles a la iglesia de las Recogidas. Allí el sacerdote las amenazaba con la pena del infierno (en Semana Santa y Cuaresma, los prostíbulos permanecían cerrados). En todas las grandes ciudades desde el siglo XVI existían lugares para mujeres arrepentidas. En Madrid se fundó el primero en 1587 y en 1691 y 1711 se fundaron otros.

Felipe IV, el 4 de febrero de 1623, ordenó el cierre de las mancebías porque solo servían de profanación, de abominaciones, escándalos e inquietudes. La legislación se repitió en 1632 y 1661. Ninguna prostituta española alcanzó la reputación de las venecianas o romanas ni el prestigio de Imperia o Tullia de Brescia, tampoco ningún pintor español eligió como modelo de madonna el rostro de alguna prostituta, como había hecho Rafael.

La tarifa media era medio real en la segunda mitad del siglo XVI, que equivalía a la cuarta parte del salario diario de un peón. Hacia mediados del siglo XVII hay más de 80 mancebías en la Corte, Antoine de Gramont en 1659 decía de la prostitución madrileña: “Después de las diez de la noche cada uno va allí solo, y se quedan todos hasta las cuatro de la mañana en las casas de las cortesanas públicas que saben retenerlos por tantos atractivos… El gasto que hacen en casa de estas cortesanas es excesivo porque nada les parece caro…”.


Valencia fue la ciudad española con mayor índice de prostitución. También destacó Sevilla, donde se calcula que había unas 3.000 en el siglo XVII. Solamente en la Corona de Aragón tenía la Inquisición jurisdicción contra la práctica de la sodomía, la bestialidad y el sexo contra natura.