25 de junio de 2017

HISTORIA DE LA ASPIRINA


En la antigua Grecia, los médicos recomendaban a sus pacientes para aliviar el dolor de cabeza, un preparado que llevaba corteza de sauce. Para obtenerla, molían la corteza de la que se sacaba el salicilato, polvo en cristales de sal formados por el ácido. Ese remedio tenía algunos inconvenientes: provocaba hemorroides e irritaba el estómago. De esa antigua receta es la actual aspirina, que se encuentra de manera natural en el sauce y en la hierba ulmaria o reina de los prados.

Henri Leroux, farmacéutico francés, extrajo en 1829 del sauce la salicilina. Y en 1854, Karl Frederich von Gerhardt, químico alsaciano, descubrió el ácido acetilsalicílico, la Aspirina. No tuvo demasiado éxito,  y pronto cayó en el olvido. En 1893, Felix Horffman, químico alemán de la Casa Bayer, buscaba un remedio para aliviar la artritis que sufría su padre, y recurrió a los antiguos medios a base de salicina, que ya estaban olvidados. Aplicó a su padre una fuerte dosis, y le hizo efecto.

A partir de ese momento, los químicos de Bayer entendieron la gran eficacia del medicamento. Empezaron a fabricarlo utilizando la planta original: la ulmaria. La Aspirina fue lanzada al mercado en 1899 en forma de polvos, convirtiéndose en el producto estrella de la medicina popular.

La Aspirina en polvo era un lío para prepararlo, así durante la Primera Guerra Mundial, en 1915, la Casa Bayer lanzó la Aspirina en tabletas. La marca era de propiedad alemana, y al final de la gran guerra, pactado en Versalles en 1919, los aliados se quedaron con la patente de la Aspirina. Dos años después la Aspirina fue proclamada propiedad de toda la Humanidad, y de esa manera cualquiera podía fabricarla sin necesidad de pagas derechos.

24 de junio de 2017

LIBROS


Colón llevaba en su primer viaje al Nuevo Mundo una copia del libro de Marco Polo, en el que narraba su odisea de 22 años de viajes a China en el siglo XIII.

Un factor para conservar el persa como lenguaje del moderno, Irán, evitando su sustitución por el árabe, fue que el poeta del siglo XI, Firdausi, escribiera en persa “El Libro de los Reyes”, un poema de 60.000 versos, en el que se cuenta la historia de los reyes de Persia, desde sus principios legendarios hasta Khosru II en el siglo VII. Se ha conservado como el gran poema nacional y una obra de gran valor literario.

En el siglo XII, el trabajo científico más importante era traducir. Los libros de los eruditos árabes, quienes durante siglos habían conservado las obras de los filósofos griegos por medio de traducciones y comentarios, empezaron a ser escritos en latín.

Los libros de coplas, libros de historietas de su época, fueron llamados así por los coplistas y buhoneros que los vendían por las calles. Su precio era muy económico y estaban muy mal ilustrados. En 1862, uno de estos libros fue “El Cautiverio de Mary Rowlandson”, un relato acerca de una mujer capturada por los indios. Se vendieron 5 millones de ejemplares. Estos libros lograron su mayor prestigio a principios del siglo XIX, pero desaparecieron con el estallido de la Guerra Civil de los Estados Unidos.

El primer libro para niños publicado en Estados Unidos fue escrito por el predicador John Cotton, y fue editado en Cambridge, Massachusetts, en 1646. Su título era “Leche Espiritual para las criaturas bostonianas de ambas Inglaterras, sacada de los pechos de ambos testamentos para la nutrición de sus almas”.


En el siglo XV los copistas de manuscritos habían fundado talleres de producción masiva capaces de producir muchos libros. En un pedido hecho en el año 1437 se solicitaban 200 copias de los Salmos Penitenciales, 200 Dísticos (pareados) de Catón en flamenco y 400 de un pequeño libro de oraciones.

23 de junio de 2017

AUGUSTE ESCOFFIER


Auguste Escoffier (1846-1935), fue un cocinero, restaurador y escritor francés que se ganó el título de “rey de los cocineros y cocinero de reyes”, ya que cocinó para todos los reyes de su tiempo, incluido el Káiser de Rusia Guillermo II.

Empezó como aprendiz a los 12 años en un hotel de Niza, a los 18 años lo llevaron a París, pero cuando realmente empezó a destacar fue a los 35 años. Escoffier llevó la cocina francesa a Inglaterra, ya que estuvo ocho años en el Hotel Savoy y 23 años en el Carlton, donde estuvo hasta 1921. Los rigió con autoridad y superioridad, lo que hizo de él uno de los personajes más conocidos del mundo.

En 1873 fundó la revista L’Art Culinaire. Escribió un libro “La Guide Culinaire”, escrita sobre todo para los profesionales y de la que se han publicado infinidad de ediciones por considerarse de la Belle époque. Además publicó otros dos libros: “Mi cocina” y “Carnet d’Epicure”.

Escoffier estableció las características ideales de un cocinero: deber ser limpio, llevar siempre el uniforme, ser puntual, que no fume, no beba y no grite. Además a él se le debe la división de las cocinas en equipos: cocina fría, cocina caliente y repostería.

La fama de Escoffier fue enorme, las cinco mil recetas de su libro fueron la insignia de las cocinas del mundo. Luchó toda su vida para ayudar a los cocineros que tenían problemas, para ellos publicó el “Proyecto de Mutua Asistencia para la Extinción del Pauperismo, en 1910. Era un personaje de prestigio mundial cuando murió.

22 de junio de 2017

EL DIOS DE LA LUNA MESOPOTÁMICO


El dios de la luna mesopotámico nació en Sumer, donde también se le conocía con el nombre de Nanna o Nanna-Suen. Bajo el imperio acadio, el dios pasó a llamarse Suen, que acabo pronunciándose Sin. Otros nombres para dirigirse al dios eran Assimbabar, Naramsit e Inbu. El número 30 también se usaba como nombre para Sin, parece ser que en relación con los treinta días que duraba un mes lunar.

En la época paleobabilónica, Sin fue un dios, muy popular, aunque siempre estuvo subordinado a otros dioses más importantes del panteón. El centro principal de culto a Sin se situó en Ur, más tarde se trasladó a Harrán, al norte de Siria. El gran templo de Sin en Harrán fue reconstruido por varios reyes, desde Assurbanipal a Nabónido.

Nanna o Sin era hijo de Enlil y Ninlil. Según el mito, Ninlil fue violada por Enlil, quien más tarde la convirtió en su esposa. Sin se casó con la diosa Ningal y sus hijos fueron el dios solar Shamash y la gran diosa Ishtar.

Ishtar, diosa de la belleza, el amor y la guerra, formaba parte de la Tríada mesopotámica, junto con Sin y Shamash. Se la identificaba con el planeta Venus y fue una de las divinidades más importantes de Babilonia.

21 de junio de 2017

LOS MEJORES PISTOLEROS (2)



Tom Horn (1860-1903) Fue agente  de la ley, explorador, soldado, asesino, sicario y forajido. Durante su excitada vida se hizo famoso por sus habilidades como rastreador, que le permitieron llevar a muchos criminales ante los tribunales. Cuando su historial de asesino se hizo demasiado grande, cambio de oficio y se metió a mercenario, cumpliendo muy bien sus encargos. Sus crímenes no terminaron hasta que en 1901 fue detenido por matar a un niño de 14 años. Fue detenido, juzgado y condenado a la horca, sentencia que se ejecutó el 20 de noviembre de 1903, en Cheyenne, Wyoming. Cometió entre 35 y 50 asesinatos.

Jim Miller (1886-1909) Cuenta la leyenda que Miller sobrevivió a más duelos que ningún otro hombre. El más famoso fue el que tuvo con George A. Frazer, el sheriff de Pecos, en el que Miller recibió cuatro tiros en el pecho. Sus hombres le llevaron al médico y salvó su vida gracias a que bajo la ropa llevaba una coraza de acero. Dos años más tarde, Miller encontró a Frazer y lo mató de un disparo de escopeta. Miller fue sacado de la cárcel y linchado por una turba el 19 de abril de 1909. Cometió 14 asesinatos.

Billy el niño (1859-1881) Su nombre real era William H. Bonney, mató a muchos hombres durante su corta vida, unos 21, casi uno por cada año que vivió. Era un asesino sediento de sangre, su gran puntería y su naturaleza astuta le hicieron muy famoso en Estados Unidos, esa fama aumentó cuando se fugó de la cárcel. Murió tiroteado por el sheriff Pat Garrett el 14 de julio de 1881.

Jesse James (1847-1882) Junto con su hermano Frank, lideró una banda especializada en robo a bancos, trenes y diligencias. Antes de ser un delincuente había servido en el Ejército Confederado, salió del cuerpo cuando la Unión ganó la Guerra Civil. Disparó contra un oficinista durante el atraco al banco Daviess County Savings Association en Mossouri, a partir de ese momento vivió huyendo de la justicia junto con su banda. James recibió un disparo en la nuca el 3 de abril de 1882 por su compañero de fechorías Robert Ford, lo mató para cobrar la recompensa. Después de su muerte, comenzó la leyenda de que en realidad no había muerto, pero nunca se supo. Su hermano Frank se libró de morir ahorcado y murió a los 72 años.