28 de agosto de 2008

LOS PRETENDIENTES DE ISABEL (LA CATÓLICA)

Las primeras negociaciones para casar a Isabel I de Trastámara,(la Católica) se iniciaron cuando ésta apenas había cumplido siete años, buscando la paz con Navarra.
Más tarde surgieron otros candidatos, como el príncipe de Viana o Alfonso de Portugal.

Cuando Isabel no había cumplido quince años se la quiso casar con el maestre de Calatrava Pedro Girón, de más de cuarenta años, hombre ambicioso y de conducta oscura, Isabel, horrorizada, rogaba a Dios para que la librara de ese enlace, y la providencia hizo que él muriera.

Reconocida Isabel en Guisando como heredera al trono de Castilla, surgieron otras propuestas; la de Carlos de Guyena, hermano de Luis XI de Francia, la del duque de York (después Ricardo III) y, de nuevo, la de Alfonso V de Portugal.

Enrique IV lo intento todo para que su hermana aceptase la unión con el portugués.
Las crónicas dicen que al no haber medios para que entrara en razón para casarse, trataron de encarcelarla.
Fue en vano, Isabel ya había elegido a su primo segundo Fernando de Aragón y mantendría su decisión hasta el final.
El 19 de octubre de 1469 se casaron y fue un matrimonio por amor, algo poco usual en aquellos tiempos.

4 comentarios :

enrique DICE

Interesantísima historia. Lo que habría cambiado el tema de no haberse casado con Fernando de Aragón.
Cierto lo del Girón, Maestre de Calatrava. Era hermando del intrigante y conflictivo Marqués de Villena, Juan Pacheco, con preciosa tumba de alabastro en el convento de El Parral de Segovia. Lo de los apellidos era común en esos tiempos; cada cual se ponía el apellido que más le convenía. En aquellos tiempos los maestres de las órdenes militares tenían un extraordinario poder. De hecho, los mismos Reyes Católicos asumieron años después ese cargo, desaciendo el poder de las órdenes de caballeria. Desde entonces, los Reyes de España son los grandes maestres de las mismas. El Rey actual, cuando va de uniforme, lleva en su bolsillo derecho de la guerrera las veneras de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa.

Centrífugo DICE

Jamás imaginé que hubiera sido tan difícil para Isabel el tema de su boda. Ingenuamente creí que fue una "afortunada de la ruleta" de esas que el matrimonio arreglado le había funcionado bien.

Es quizá una prueba de que el amor con libre albedrío, con todos sus vericuetos y problemas, sigue siendo la mejor vía...

Abrazos Centrífugos!

Ana DICE

Enrique fantástica lección de historia, gracias.
Un beso.

Ana DICE

Centrifugo parece que el amor triunfa a pesar de todo.
Un beso.