13 de noviembre de 2007

LOS ARTISTAS EN EL ANTIGUO EGIPTO



Los artistas egipcios eran ante todo artesanos, trabajaban en equipo y nunca firmaban sus obras, su condición de artista pasaba de padres a hijos, respetando unas reglas muy precisas. Las reglas eran que en los bajorrelieves y pinturas, los dioses y el faraón tenían que aparecer más grandes que los demás. Las mujeres y los niños siempre eran más pequeños. Se representaba a los personajes mitad de perfil, mitad de frente: la cabeza, la cintura y las piernas se dibujaban de perfil; el ojo, los hombros y el cuerpo, de frente.

Las paredes de las tumbas eran cubiertas con una mezcla de barro, arcilla y paja triturada. Una vez lisas y secas, se aplicaba una capa de yeso. Comenzaba luego el trabajo de los pintores, que trazaban una cuadrícula en rojo que les permitía reproducir en grande los esbozos del fresco. Preparaban los colores con pigmentos naturales mezclados con agua y resina de acacia o yema de huevo. El negro se obtenía con carbón de leña, el azul con azurita, el verde con malaquita, el rojo con óxido de hierro..Para conservar el brillo, recubrían el fresco con barniz a base de resina de árbol.

Los escultores reproducían los bajorrelieves, como los pintores, con la ayuda de una cuadrícula. Si trabajaban sobre un revestimiento, trazaban en profundidad el contorno de los personajes, así éstos aparecían en relieve. Si trabajaban sobre piedra, tallaban y vaciaban los contornos de los sujetos. Esta técnica se usaba sobre todo en los grandes decorados de los pilares de los templos.

Utilizaban diversos materiales, tallaban el marfil, el vidrio, la madera y la arcilla, así como el metal. Pero era con la piedra con lo que podían considerarse unos maestros. Esculpían piedras blandas, como la caliza o el gres, o más duras, como el granito rosa o gris, la diorita...

Se esculpían las estatuas para ser vistas de frente, los brazos tocaban el cuerpo y las piernas estaban juntas. Si estaba de pie, se recostaba contra una pared, así la estatua no era tan frágil, algo indispensable para realizar gigantescos colosos como los de Ramsés II ante el templo de Abu Simbel. Con sus cinceles de cobre, sus mazos y arena para pulir las obras, los escultores alcanzaban una extraordinaria finura en la representación de los rasgos de caras, manos y pies.

8 comentarios :

enrique DICE

LA verdad es que aprendo mucho con tus entradas de Egipto. Me descubren cada vez cosas nuevas...
Gracias.

Ana DICE

Muchas gracias, ya sabes, me pasa lo mismo contigo, siempre aprendo. Un beso.

Anónimo DICE

Gracias por tu información sobre la moneda egipcia. Me ha faltado una foto. La buscaré.

Ana DICE

La foto de las monedas que he puesto, son Marco Antonio y Cleopatra, que por lo que veo no era tan bella como dice la leyenda.
Gracias por tus comentarios. Un beso

Cándida DICE

Me vino bàrbara tu pagina para un trabajo de la escuela, mil gracias !

Ana DICE

Cándida que bien que te haya sido útil.
Gracias por tu visita y tu comentario. Un beso.

Anónimo DICE

pufffff
eso es todo mentira chupa pija!!!

Ana DICE

Anónimo no sé en que te basas para decir que es mentira, pero bueno el lector siempre tiene la razón, así que lo que tú digas.

PD-No importa ser grosero, no pienso chupar nada.

Gracias por tu visita y tu comentario.