12 de noviembre de 2007

MÁS VALE PÁJARO EN MANO...

Eduvigis, es un pájaro, exactamente una carolina, vive con nosotros desde hace nueve años, dos años menos de los que tiene "el adolescente", aunque es suya, la verdad es que no se ha ocupado nunca de ella, solamente para hacerle cuatro gracias y pretender enseñarle a hacer algo fuera de lo común, sin lograrlo, claro.

Como a su madre, tampoco le hace mucha gracia limpiarle sus aposentos, pues sin querer he ido convirtiéndome en la "asistenta" del pájaro. Ayer, como cada domingo, últimamente, salí al jardín y me dispuse a limpiar la vivienda de "Eduvigis".

Descolgué la jaula del gancho y la puse encima de una mesa, la jaula es enorme y lleva unos cajoncitos abajo que se sacan para vaciar, los vacié, los limpie, pero me daba la impresión que no quedaba limpia del todo, así que pensé que si quitaba el soporte de abajo podría limpiarla más a fondo.

Mi idea fue genial, quito el soporte y en un segundo Eduvigis sale volando, no me dio tiempo a reaccionar, mire a mi alrededor y estaba posada encima de un rosal, ¡¡¡no sabia que hacer!!!...
... Se me ocurrió ir a buscar una toalla para cazarla, con la toalla en la mano me acerque sigilosamente, pero yo creo que me vio por el rabillo del ojo, porque emprendió el vuelo otra vez y fue a para en un pino de por lo menos 40 metros de altura...
... Durante todo este tiempo solo pensaba que el adolescente me iba a matar, así que tenía que cogerla como fuera, empece a hablarle como una loca, intentando convencerla de que bajara, pero ella iba de un lado a otro sin parar de chillar.

Cuando se cansó del pino, se posó encima de un barco, en el tejado, en una alambrada, y así estuvo toda la mañana, lo peor era que la oia constantemente, pensé que a lo mejor cuando se cansase de su excursión volvería, pero no, de pronto deje de verla y oírla.

Así que somos uno menos en la familia.

4 comentarios :

enrique DICE

Lo siento mucho...
No me gustan mucho los pájaros, aunque he tenido canarios y jilgueros siendo niño, pero tratándose de uno que lleva nueve años con vosotros y que se llama Eduvigis, la cosa me enternece...
Hace muchos años me pasó lo mismo con un periquito, en Segovia. No lo tenía ni hace dos dias...
Así que ánimo y al "adolescente" decirle que a él no le habría pasado...
PD: impresionado estoy con esa foto singular de su ojo del color de todos los mares...

Mari Carmen Polo DICE

Vaya, pues cuánto lo siento, Ana. Hace unos días, en el pequeño patio delantero de la casa de mi vecina vi un pájaro precioso, con un colorido fantástico. La llamé -a mi vecina- pues pensé que el pájaro estaba herido. Temía que el gato de mi otra vecina, que suele rondar por nuestros patios, diera buena cuenta de él. Mi vecina quiso cogerlo pero salió volando hacia su higuera y de allí voló hasta mi critalera, una especie de invernadero que tengo a la entrada de la casa. Mi marido pudo coger el pájaro con una toalla y se lo entregó a Tere, mi vecina. No sé que ha pasado con el pájaro, al leerte me he acordado así que mañana le preguntaré. Yo no podía tenerlo en casa, pero era una preciosidad.

Un abrazo, Ana.

Ana DICE

Enrique, al "adolescente" no le habría pasado, porque no limpiaba la jaula, y los periquitos, se me escaparon el año pasado exactamente dos.
El ojo tiene un hermano gemelo al lado. Un beso.

Ana DICE

Mari Carmen, mira que si era el mío, creo que es imposible, pero con la velocidad y las ganas de volar con las que salió de la jaula creo que llegará lejos. Un beso.