11 de marzo de 2008

CREACIÓN DEL SISTEMA MONETARIO MALLORQUÍN

Jaime II de Mallorca (1276-1311), puso en marcha en el año 1298 la moneda mallorquina, hasta entonces circulaba el real de Valencia, moneda de curso legal y obligatorio promulgada por su padre Jaime I en 1247.

Durante el siglo XIII los mallorquines emplearon el real para las transacciones habituales, así como otras monedas de procedencia cristiana o islámica, cuando las emisiones de divisa valenciana no bastaban para atender toda la demanda.

La burguesía balear consideraba imprescindible encontrar una solución a esta situación.
El comercio exterior mallorquín sugirió a Jaime II la necesidad de crear una moneda propia, de fácil utilización y que se acuñara en una cuantía suficiente para sus necesidades comerciales.

El monarca tenía potestad para emitir moneda propia, derecho que le concedió su padre en 1270.
En marzo de 1301 revoco el real valenciano y a cambio estableció un nuevo modelo compuesto por dos clases de moneda mallorquina, el vellón aplicado a transaciones cotidianas y otra de plata para intercambios de mayor importancia. Ambas serían de curso obligatorio.

En 1310, Jaime II ordenó la acuñación del real de oro de Mallorca, con un peso de 3.80 gramos.
En el anverso de la moneda, figuraba la inscripción de Iacobus Dei Gratia Rex Maioricarum (Jaime rey de Mallorca por la gracia de Dios), mientras que en el anverso señalaba, Comes Rossilionis et Ceritanie et Dominus Montispesulani (Conde del Rosellón y Cerdaña y Señor de Montpellier).

2 comentarios :

enrique DICE

¿También sabes de numismática?
Salve seas!!

Ana DICE

No se mucho, pero me encantaría saber más. Un beso y Salve seas tu.