29 de diciembre de 2007

LAS ALDEAS EN EL ANTIGUO EGIPTO


Tanto en la ciudad como en el campo, los egipcios más pobres vivían en pequeñas casas de un solo piso que daban a un patio, el techo plano, solía ser una terraza.

Los muros eran de adobe, y las jambas y el dintel de las puertas y ventanas eran de piedra, en la entrada había una puerta de madera.

Para evitar que entrara el calor, las ventanas eran pequeñas y no tenían cristales, solo barrotes de madera.
Una abertura en el techo permitía la circulación de aire fresco.
La terraza, a la que se accedía por una escalera exterior, estaba cubierta con ramas de palmera.

En la planta baja, la casa tenía dos o tres habitaciones, las paredes se encalaban de blanco y el suelo era de tierra batida.

Tenían muy pocos muebles, baúles de madera o mimbre para guardar la vajilla de barro y, a veces, una silla o un taburete de madera con asiento trenzado.
Dormían sobre esteras de caña en el suelo o en una banqueta de adobe.

Los egipcios pasaban la mayor parte del tiempo fuera de casa, cocinaban en el patio, en un horno de arcilla en forma de cono.
La terraza se usaba para almacenar el grano y como lugar de descanso, incluso dormían allí por las noches cuando el calor era insoportable.

Conseguían luz mediante una lámpara de aceite compuesta de una copela, donde se sumergía una mecha de lino, como la madera era muy escasa, en invierno utilizaban boñigas de animales secas para calentarse, que ardían en un hogar de ladrillo.

La búsqueda de agua era una tarea reservada a las mujeres, la recogían en pozos o depósitos de piedra, usando cántaros de barro.
Realizaban este cansado trabajo al final del día, cuando disminuía el calor.

Los aldeanos tomaban tres comidas al día, el pan y la cerveza eran la parte más esencial de su alimentación.
Cebollas, lechugas, frutas, leche de oveja, algo de pescado y menos carne enriquecían la dieta.
Comían en torno a una mesa baja, y los alimentos se servían en cuencos de madera o barro, no había cubiertos, y se comía con las manos.

Los más afortunados poseían un huerto en el que cultivaban verduras y criaban animales domésticos, pero la mayoría de ellos no disponían de más ingresos que la parte de las cosechas que recibían a modo de salario.

Como el resto de egipcios, los más pobres también querían que su cuerpo se conservase tras su muerte, como el embalsamamiento era muy caro, inyectaban grasa y sal en los despojos del difunto, envolvían el cuerpo con un trapo de lino y lo enterraban en el desierto con algunos objetos familiares.

4 comentarios :

Ray DICE

Te deseo para el 2008 lo mejor de lo mejor y que sigas escribiendo tan bien como lo haces sobre el Antiguo Egipto.
Feliz Año
Besos cordiales

Mari Carmen DICE

Y qué parecidas esas aldeas, con esas azoteas, a los pueblecitos de mi Andalucía, Ana :)

Quiero desearte que tengas una salida y entrada de año fantásticas, para ti y los tuyos.

Que el 2008 sea estupendo para tí.

Un abrazo

Ana DICE

Ray Feliz 2008 y que sea el mejor año de nuestras vidas. Un beso.

Ana DICE

Si Mari carmen yo creo que son como la de muchos pueblos de España.
Que el 2008 supere en lo bueno al 2007, para ti y tu familia. Un beso.