20 de diciembre de 2009

LAS SERPIENTES EN EL ANTIGUO EGIPTO

El culto a las serpientes formó parte de la religión egipcia. Eran enemigas del dios del Sol, oponiéndose a su avance en el viaje por el mundo subterráneo durante las doce horas nocturnas y, como tales, Bes y Ta-urt son sus adversarios, que a menudo aparecen en los frescos de las tumbas estrangulándolas.

En la tumba de Seti I en Tebas se representan muchas escenas con serpientes. En una de ellas, el dios itifálico Nehebka, en forma de serpiente con brazos y piernas, se opone al progreso del barco solar en el que Horus está de pie sobre una serpiente alada.

El jefe de todas las serpientes malignas era Apepi o Apofis, que parece ser una personificación del mal espiritual. El espíritu del miedo y la idea de sacrificio llevaron seguramente a la gran popularidad que llegó a alcanzar su culto.

Tres tipos de serpientes se representan en los monumentos;

La cobra di capello- El basilisco de los griegos, el símbolo de la soberanía divina que aparece en la frente de dioses y faraones.

El aspid o cerastes- Víbora venenosa, probablemente el basilisco de las escrituras,

Una gran coluber- De especie aún no determinada. Esta era la que representaba a Apepi Tifoniano.

Se han encontrado muchas fórmulas mágicas contra las serpientes.