7 de diciembre de 2009

EL ORO EN EL ANTIGUO EGIPTO

El oro fue empleado de forma frecuente en Egipto en jarras, copas, lingotes, joyas, placas y anillos representados en los monumentos.

Los anillos pueden verse en balanzas, siendo pesados, como sustitutos de las monedas de las que los antiguos egipcios no tenían conocimiento.

El oro se obtenía del llamado “desierto árabe”, el terreno entre el Nilo y el mar Rojo, donde las venas de cuarzo en las montañas contenían oro. También se obtenía en Nubia.

Las minas de Nubia eran muy abundantes en oro y unas de las mejores del mundo en aquel momento. Los egipcios empezaron el trabajo en estas minas con zanjas poco profundas, pero con el paso del tiempo se convirtieron en unas enormes galerías subterráneas.

Los que padecieron los males de estas minas fueron los esclavos que padecían los horrores de trabajar tumbados boca arriba y de lado y en ocasiones morían aplastados por las rocas. Otra de las causas de muerte de los obreros era ocasionada por los fuegos empleados para romper el cuarzo de las rocas, estos despedían vapores de arsénico que les provocaban la muerte por asfixia si los inhalaban.

Las inscripciones nombran diferentes clases como; “oro montañés”, “oro de dos veces”, “oro de tres veces”…

Dorar o cubrir con una capa de oro, era una práctica muy extendida para los objetos de piedra, madera y otros materiales, así como las máscaras de las momias. Los escarabajos de lapislázuli se recubrían a veces con oro.