24 de noviembre de 2017

ALLÍ ESTARÁS



Nunca confesó abiertamente su amor, pero sí es cierto que lo ojos hablan y hasta un idiota se habría dado cuenta de que estaba locamente enamorado. 

Cumbres Borrascosas

23 de noviembre de 2017

OCHO Y NUEVE

Ocho

Los seguidores de Pitágoras asociaban el número ocho a la aporía dual claro/oscuro. Además, lo consideraban cómo el número sagrado de la deidad de los mares y los océanos, es decir Poseidón.

La cábala lo asocia a la letra “jet”, por lo que lo relaciona el número ocho con lo múltiple y lo diverso. También con la materia original que queda después de seleccionar la esencia de las cosas, lo cual denomina trabajo de criba.

En la rosa de los vientos aparecen ocho direcciones esenciales que contribuyen a interpretar el simbolismo del ocho en relación con el equilibrio y el orden cósmico.

Para los pueblos del Lejano Oriente, entre los que se encontraría Japón, el ocho es símbolo de infinidad y de inmensidad. Hubo un tiempo en que llamaban a este archipiélago la “Gran-Ocho-Islas”, con ello intentarían indicar la extensa extensión de mar que media entre las innumerables islas de las latitudes aludidas.

Nueve

Está considerado como uno de los números más cargados de sentido, especialmente para el pueblo griego. Homero, aparece con frecuencia el número nueve para indicar su valor carismático y mítico, durante nueve días busca Demetér, diosa de la tierra cultivada, a su hija Perséfone, que había sido raptada por el dios del mundo subterráneo. Nueve son las musas que nacen del dios Zeus, padre de los dioses y de los hombres, después de nueve noches de afecto. Nueve son los meses de gestación en la especie humana.

Los simbolistas afirman que el nueve es el número de la síntesis de los tres mundos: el cielo, la tierra y las profundidad-movilidad del “Ser” y para que “el Ser es, y es imposible que no sea”, o también “el No-Ser no es y no puede ni siquiera hablarse de él”. Decía del número nueve que representaba y simbolizaba en sí mismo todo lo absoluto.

22 de noviembre de 2017

LAS VÍCTIMAS DE JACK EL DESTRIPADOR


Algunas de estas víctimas pueden no haber sido asesinadas por Jack el Destripador, nunca lo sabremos.

Martha Tabram

Estaba separada de su marido y tenía fama de beber mucho. En 1888 Martha era indigente y se ganaba la vida como prostituta. Su cuerpo apareció con 39 puñaladas, pero no estaba mutilada. Por ese motivo no se la considera víctima del Destripador, pues no se ajusta a sus patrones. Murió el 7 de septiembre de 1888.

Polly Nichols

Alejada de su marido e hijos, llevaba cinco años entrando y saliendo de los prostíbulos. La noche de su asesinato, cuando ganó lo suficiente para pagarse una cama, pensaba en irse. Pero se lo gasto en alcohol, así que volvió a hacer la calle y se convirtió en la considerada la primera víctima de Jack. Fue degollada y mutilada el 31 de agosto de 1888.

Annie Chapman

Conocida como Annie la Oscura, puede que por su carácter o por el color de su pelo. Tenía 47 años y estaba hundida en un pozo, pues su marido había muerto y poco después dio a luz a dos niños; uno nació muerto y el otro minusválido. Anteriormente vendía flores, como no le llegaba para vivir, se dedicó a la prostitución. Su cadáver apareció el 8 de septiembre de 1888, tenía la garganta seccionada y parte de los intestinos fuera de su cavidad.

Liz Stride

Se la conocía como Liz la alta, no se conoce si por su aspecto o era su apellido. Esta inmigrante sueca era un poco caprichosa y trabajaba como prostituta en Witechapel. Tampoco es seguro que fuera el Destripador quien la mató, ya que no la mutilaron. Algunos dicen que no al asesino no le dio tiempo a terminar el trabajo. Fue localizada el 30 de septiembre de 1888.

Cathy Eddowes

Es la conocida como la segunda víctima del 30 de septiembre. Tenía 46 años, muy inteligente y alegre. Llegó a Londres desde Wolverhampton. No se sabe con seguridad si era prostituta o no lo era. Momentos antes de su asesinato se la vio hablando con un extraño. Se descubrió su cuerpo una hora después del descubrimiento de Liz Stride. Apareció eviscerada y con la garganta seccionada.

Mary Jane Kelly

La última de las victimas que se ajusta al modelo de asesinato de Jack el Destripador. Trabajaba como prostituta pero tenía su propia casa (en el número 13 de Miller’s Court) y era mucho más joven que las demás victimas. Su muerte fue la más brutal de todas; el cuerpo no fue retirado en una camilla, sino en ocho cubos. Fue destripada y mutilada el 9 de noviembre de 1888.

21 de noviembre de 2017

GRANDES FELINOS


Jaguar negro- Les encanta el agua y frecuentemente juegan y capturan peces en charcas y arroyos. Matan a sus presas con un mordisco que les aplasta el cráneo.

Lince eurasiático- Es capaz de matar presas de tres a cuatro veces su tamaño, caza en solitario. Come muchos mamíferos distintos, se acerca con sigilo a sus presas y se abalanza sobre ellas.

Guepardo- Son los animales más rápidos de la tierra. Suelen cazar solos, sobre todo antílopes más pequeños. A veces trabajan en grupo para matar presas más grandes como ñus y cebras.
Leopardo de las nieves- Es capaz de saltar hasta 15 metros. Tiene una enorme fuerza física. Su agudeza visual es seis veces mejor que la de un humano y usa su cola para mantenerse caliente y conservar el equilibrio.

Tigre- Vive solo y está acostumbrado a cazar. En ocasiones cazan de día, pero son expertos cazadores de noche, debido a su excelente visión.

León- El macho caza poco ya que son las leonas las que buscan la comida. Está dotado de una boca grande y garras afiladas para derribar a grandes mamíferos.

Leopardo- Es un escalador excelente lo que le permite realizar emboscadas desde arriba. Se abalanzan desde los árboles altos para pillar a su presa por sorpresa.

Pantera nebulosa- Tiene los mayores dientes caninos comparados con su tamaño. Suelen cazar animales terrestres, como cerdos, monos o ciervos.

20 de noviembre de 2017

MASKINA (POSTRE EGIPCIO)



Maskina

Ingredientes

  • 2 vasos de harina
  • 1 1/2 de azúcar
  • 1 vaso de nata
  • Frutos secos molidos
Elaboración

Mezclar la harina con la nata y el azúcar. Untar un molde con aceite, poner la mezcla igualándola, rociar un poco de aceite por encima y poner los frutos secos molidos.

Precalentar el horno 10 minutos. Meter en el horno el postre a temperatura media. Sacar y enfriar y servir.