19 de abril de 2019

10 DÍAS-10 IMÁGENES (1)



18 de abril de 2019

JEAN ANTHELME BRILLANT-SAVARIN Y LOS LITERATOS



El gastrónomo Jean Anthelme Brillat-Savarin decía sobre los literatos en cuanto su forma de comer y beber:

“bajo el reinado de Luis XIV, los literatos eran borrachos; seguían la moda de entonces, y las memorias de aquellos tiempos abundan en buenos ejemplos sobre el particular. Actualmente son gastrónomos y, por tanto, ha habido un progreso favorable.

Disto mucho de la opinión del cínico Geoffroy, que decía que las obras modernas carecen de vigor porque los autores no bebían más que agua con azúcar.

La época actual abunda en hombres de talento, quizá se perjudiquen por la multitud que forman; pero la posteridad, al juzgarlos con más calma, encontrará muchos dignos de admiración. De esta manera, nosotros mismo hicimos justicia a las obras maestras de Racine y Molière, cuyos contemporáneos las recibieron fríamente.

Nunca se han visto literatos en sociedad ocupando posición más agradable que actualmente. No habitan las elevadas buhardillas que otras veces les echaban en cara; las comarcas de la literatura se han hecho más fértiles; las olas del Hipocreno arrastran también pepitas de oro; iguales a todos, ya no tienen que oír ningún lenguaje protector; y para colmo de bienes, la gastronomía les confiere a manos llenas sus más exquisitos favores.

Se convida a literatos atendiendo a la estima de sus talentos se hace, porque hay generalmente algo picante en su conversación y también porque desde algún tiempo a esta parte es de rúbrica que cada sociedad tenga su literato.

Los señores aludidos llegan siempre un poco tarde, pero con todo los reciben mejor por los deseados que han sido; lo engolosinan para que vuelvan, los agasajan para que brillen, y como eso les parece muy natural, se acostumbran a ello, se hacen gastrónomos, prosiguen siéndolo y continúan con lo mismo.

Las cosas han llegado a tal extremo que ha habido su poquito de escándalo. Algunos hurones pretender que se han dado ciertos almuerzos con objeto de seducir, que ciertos nombramientos habían salido de pasteles determinados y que con el tenedor se había abierto el templo de la inmortalidad. Pero los que propalaban todo eso eran maldicientes; tales rumores cesaron como otros muchos; lo hecho queda y si aquí menciono cosas semejantes, únicamente es para demostrar que estoy al corriente de cuanto a mi asunto atañe”.

17 de abril de 2019

BARTHÉLEMY JOLY EN LA PROCESIÓN DE VALLADOLID


Barthélemy Joly, consejero y limosnero del rey de Francia, viajó por España entre 1603 y 1604. Acompañaba al abad general del Cister M. Boucherat, que debía visitar los monasterios de su orden. Joly pasó la Semana Santa en Valladolid, sede de la Corte desde 1601.

Visitó la ciudad y observó las celebraciones de esas fechas. Se dio cuenta que las señoras iban a confesarse a pie con un gran cortejo, ya que estaba prohibido ir en coche de caballos en esos días. Lo que más le sorprendió fueron las procesiones de penitentes.

Se refirió al estandarte negro y la cruz que acompañaba a los disciplinantes, así como el atuendo de los penitentes. Le sorprendió el sonido de los latigazos, las lamentaciones de los asistentes y las melodías de las trompetas.

Joly sospechaba que los penitentes de clase alta, desfilaban por vanidad ya que, a pesar de llevar las caras cubiertas, iban acompañados por sus pajes, de manera que todo el mundo sabía quiénes eran.

Joly también asistió al oficio de las tinieblas en la capilla del rey. El altar estaba decorado con tisú de oro y siete candelabros de plata con velas, al lado se encontraba el Santo Sacramento metido en un cofre. Cuando las velas se apagaban, sonaba una música.

16 de abril de 2019

PROCESIONES EN EL SIGLO XIV-XV



Durante los siglos XIV y XV hubo un aumento del culto a la Pasión de Cristo. La primera cofradía de Semana Santa bajo la advocación de la Vera Cruz se fundó en Sevilla en el año 1448, fue promovida por la orden Franciscana. A partir de entonces, se extendieron por el resto de España.

Estas asociaciones divulgaban la pasión de Cristo y practicaban la penitencia pública en la procesión del Jueves Santo. En un principio desfilaban los llamados penitentes de luz, que llevaban hachas o cirios, un estandarte negro con una cruz roja y un crucifijo que llevaba un clérigo. No llevaban acompañamiento musical, si acaso alguna trompeta.

Influidos por las cofradías de la Vera Cruz se fundaron otras que también realizaban penitencia en Semana Santa. Al mismo tiempo, empezaron a practicarla otras asociaciones religiosas.

Tiempo después, las procesiones, se extendieron al resto de Andalucía. La fundación de las cofradías de la Vera cruz en castilla comenzó a finales del siglo XV. En Valladolid una cofradía bajo la misma advocación ya existía en 1498; en Salamanca está documentada en 1506 y en Toledo apareció en 1480. La de Madrid se fundó a finales del siglo XV, en el convento de los franciscanos de Jesús y María Extramuros.

15 de abril de 2019

BART HUGES Y SU HOMO SAPIENS CORRECTUS



El médico holandés Bart Huges (1934-2004), estaba convencido de que el grado y el estado de paz de la propia conciencia dependían principalmente del equilibrio entre el volumen de sangre en el cerebro y el del fluido espinal.

Su hipótesis, que describió en el libro “The Mechanism of Brainbloodvolume” también conocido como “Homo Sapiens Correctus”, consistía en asegurar que desde que el hombre empezó a caminar sobre sus piernas, su cerebro se vio encerrado en una estructura envolvente rígida que redujo el caudal de la segunda sustancia, el fluido espinal, lo cual impulsó al hombre a volver violento.

Su solución era hacer un hueco circular en la cabeza de los pacientes violentos mediante un taladro eléctrico, para reactivar la circulación sanguínea del cerebro y el flujo del líquido espinal en esos pacientes, con el fin de restablecer el equilibrio entre ambos. Así, el subconsciente del paciente tendría una regresión al estado infantil y se pondría en contacto con sus sueños, imaginaciones y sensaciones primarias, que los adultos pierden cuando los huesos de su cráneo se solidifican en la primera etapa de la vida. El agujero craneal conseguiría un estímulo mental permanente.

Huges realizó trepanaciones a varias personas antes de que su práctica fuera descubierta y suspendida por las autoridades holandesas, y que a él, lo encerraran en un manicomio.

A pesar de todo, sus inconcebibles ideas tuvieron éxito en algunas comunidades hippies de la época. Su discípulo Joseph Mellen, un médico graduado en Oxford, siguió practicando la operación que llamaron “brainbloodvolume” o volumetría sanguínea en el cerebro, después de que publicara su libro “Bore Hole”, el que se describía cómo se había autorrealizado la trepanación craneal y las ventajas de ella, especialmente la sensación de paz y bienestar.