18 de enero de 2020

HISTORIAS DE SANTOS-2


San Felipe Neri (1515-1595) fue el fundador de la Congregación del Oratorio y famoso por su buen humor y su eterna sonrisa. Dicen que vivía con tanta intensidad el amor divino y la alegría en Dios que, en cierta ocasión, al ensanchársele el corazón de plenitud, le estallaron dos costillas. Es el patrono de los humoristas.

San Ignacio de Loyola (1491-1556), fundador de la Compañía de Jesús, fue en su juventud paje de los Reyes Católicos y soldado, famoso entre las mujeres por su elegancia y porte en el vestir. Fama de la que él sacó provecho hasta los treinta años, cuando, herido en una pierna en la defensa de la sitiada Pamplona, tuvo que guardar cama durante unos meses. Esa convalecencia le hizo meditar y darse cuenta de que tenía que rectificar su vida. Cosa que hizo.

El chartreuse es un licor que se obtiene con plantas aromáticas que proceden de los Alpes. Se comenzó a elaborar en la Grand Chartreuse, o Cartuja Mayor, en las proximidades e Grenoble, en Francia, por los monjes de la regla de San Bruno. Según la tradición, la fórmula fue donada a los monjes por el mariscal D’Estrées. Al ser expulsada la orden de Francia en 1880, sus monjes se establecieron en Tarragona, donde continuaron fabricando este licor.

Simón el Mago fue un sectario cristiano de origen judío, a quien se considera fundador del gnosticismo de raíz cristiana, que vivió en el siglo I y que aparece citado en los Hechos de los Apóstoles. Era un experto mago y fue convertido al cristianismo por las predicaciones de San Felipe. Poco después, fascinado por los milagros de San Juan y San Pedro, pretendió comprarles el don de realizar prodigios. De este hecho, rechazado por los apóstoles, procede la palabra simonía, referida a la venta o compra deliberada de cosas espirituales, especialmente de sacramentos, prebendas y beneficios sacerdotales. La iglesia considera la simonía como un sacrilegio. Según la leyenda, Simón Mago murió en Roma, estrellado contra el suelo cuando pretendía caminar por los aires.

17 de enero de 2020

MANIFESTACIÓN DE CIEN SECRETOS



En un libro del año 1736 titulado “Manifestación de cien secretos” del doctor Juan Curvo Semmedo e ilustraciones del doctor Francisco Suárez de Rivera, se describe un remedio para curar la manía. Según él, curó a un maníaco cuando era médico titular de la Villa de Garganta de Olla, cuando no dieron resultado diferentes experimentos, ni los baños de agua dulce.

“Mandad cocer una cabeza de carnero con su lana en cuatro azumbres de agua, hasta que quede en tres cuartillos, y en este cocimiento colado mojareis dos taleguillos de lienzo ralo, se rellenarán dos hojas de malvas y violetas, cabezas de adormideras, cabezas de manzanilla, flores de gordolobo y rosas rubias; pónganse alternativamente dichos taleguillos empapados en este cocimiento caliente, y experimentareis grande provecho.

Otro buen remedio es aplicar doce sanguijuelas en el escroto, seis sobre cada testículo con las que se logra muy buena evacuación. Por las mañanas tomar media dracma de los polvos compuestos del modo siguiente, la que se disuelve en una jícara del cocimiento de torongil y del anagallis de flor purpúreo.

Ingredientes:

-Membranas del cerebro de un borriquillo, que aún mame, las que infundirán por doce horas en agua rosada, fragantísima, y después se hayan secado en un horno.
-Perlas preparadas

Todo ello se reducirá a polvo.

Pasados seis días repetir la evacuación de sanguijuelas, y después continuar con los polvos por espacio de un mes administrándole en una cucharada de jarabe de zumo de cerezas negras, bebiendo encima medio cuartillo de leche de burra.

16 de enero de 2020

LEGADO VIKINGO


La influencia de los vikingos en Europa, Asia y América es mayor de lo que se cree. Desde los normandos hasta los rusos, muchas civilizaciones que dominaron gran parte de Europa en los siguientes siglos tuvieron sus raíces en la expansión vikinga.

Los vikingos abrieron las puertas al comercio paneuropeo y establecieron centros urbanos en Dublín, Kiev y Reikiavik, en los confines de Europa. Al sur de Dinamarca nunca se establecieron.

El vikingo era un pueblo explorador que carecía de grandes ejércitos y no buscaba fundar grandes ciudades para imponer su autoridad y liderazgo. Nunca tuvieron el deseo de crear grandes urbes como Roma o Constantinopla, que gracias a sus 18 kilómetros de murallas, los vikingos no lograron sitiarla.

La cristianización de Europa suavizó la influencia nórdica que acabo completamente cuando Escandinavia se convirtió al cristianismo en el siglo XII. Fuera de África, Europa y Asia Menor, se establecieron por poco tiempo.

La época vikinga duró siglos. Su legado se recuerda en, por ejemplo, el nombre de una ciudad en el norte de Inglaterra, un tipo de hacha, un apellido francés, etcétera.

15 de enero de 2020

LA MAGIA EXISTE



Los días de sol, los de lluvia. Los días buenos y los malos… Los regalos, las sorpresas… Las cenas en casa, las de fuera… Reír en la cama, verte reír por nuestras tonterías… Las películas de "todo tipo" en el sofá… Compartir confidencias, momentos, sensaciones, sueños, deseos...
Y aquí estoy yo, pensando que la magia no existía, y ahora eso es todo lo que veo cuando te miro…

14 de enero de 2020

PAPAS CON HISTORIA (6)


Clemente VII decidió excomulgar al rey de Inglaterra, Enrique VIII. El rey quería divorciarse de la reina Catalina de Aragón para poder casarse con Ana Bolena. El papa Clemente negó el permiso y el rey pidió al Parlamento que apoyase la creación de la Iglesia de Inglaterra con el monarca como cabeza de ella, conocida como la Iglesia Anglicana. En el año 1982 Juan Pablo II se convirtió en el primer papa en besar el suelo de Inglaterra y orar en la Catedral de Canterbury. El papa y el primado de la Iglesia Anglicana, Robert Runcie firmaron una declaración conjunta para dar los primeros pasos hacia una unificación de las Iglesias Católica y Anglicana (Protestante).

En 1510, Martín Lutero visitaba Roma cuando descubrió la pompa, el boato y los excesos que se vivían en la corte del papa Julio II. A su regreso y decepcionado con lo que vio, Lutero decidió crear una iglesia cismática en Alemania y los países escandinavos. La Iglesia Luterana carece de un solo dirigente, pero los líderes de todas las comunidades luteranas formaron a finales de los años cuarenta una Federación Mundial con el fin de unificar criterios en materia de fe. El papa Juan Pablo II busco el primer acercamiento a los luteranos después de siglos de cisma, era en el año 1983 con motivo del quinto centenario del nacimiento de Martín Lutero. El papa rezó el llamado Credo de Nicea, compartido por las iglesias Católica y Luterana.

Silvestre I creó en el año 330, tan solo por una cuestión administrativa, la Iglesia Ortodoxa. En el año 1204, el papa Inocencio III ordenó a los Cruzados el saqueo de la sede patriarcal de Constantinopla. De nuevo Juan Pablo II, dieciséis siglos después comenzó un acercamiento al clasificar a las iglesias Católica y Ortodoxa dos pulmones que alimentan a un solo corazón cristiano. En 1979 viajó a Turquía para abrazar al patriarca Demetrio I en la sede del Fanar (el Vaticano de la Iglesia Ortodoxa). El conflicto se volvió a regenerar después de la caída del Muro de Berlín y con él los regímenes comunistas. Los conflictos siguieron sucediéndose entre ambas iglesias y aún perduran en el tiempo.